¿Qué es la demencia?

Que es la demencia

¿Qué es la demencia?

Las demencias son enfermedades neurodegenerativas que fundamentalmente producen deterioro en las funciones cognitivas, lo cual repercute de manera negativa en la vida relacional del adulto mayor, ya que durante el curso evolutivo se puede presentar alteración del pensamiento abstracto, pérdida de la capacidad de juicio, cambios conductuales y de la personalidad y también pueden verse afectados el lenguaje, las gnosias y las praxias.

Por lo tanto, la demencia conlleva una gran reducción de las capacidades del individuo, ya que este sufre disminución en sus funciones cognitivas debido al deterioro, desorganización motriz y alteración en su comportamiento que tienen como consecuencia una inadaptación al medio, al afectar gravemente su desempeño de las actividades básicas en su día a día.

Las demencias son enfermedades cada vez más frecuentes y el incremento en la incidencia de las mismas se vincula con el progresivo envejecimiento de la población, ya que la edad es el principal factor de riesgo. Es importante destacar que cuando se habla de demencia, se hace referencia a un síndrome y no a una enfermedad concreta. Sin embargo, existen características generales que son comunes a las demencias más frecuentes:

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA DEMENCIA (1)

Diagnóstico y tipos de demencia

Para diagnosticar una demencia, se deben descartar aquellas condiciones en las que hay una disminución del nivel de conciencia, como ocurre en el síndrome confusional agudo. En la actualidad, la mayoría de las demencias no cuenta con un tratamiento curativo específico.

Como ya se mencionó anteriormente, cuando se hace referencia a la demencia no se está hablando de una enfermedad concreta, sino de un síndrome, ya que existen diferentes tipos y en cada caso, es necesario conocer cuál es la etiología para arribar a un diagnóstico preciso. Es por ello, que se puede clasificar a las demencias en los siguientes tipos:

  • Demencias de causa psiquiátrica o pseudodemencias: la más frecuente está asociada con la depresión y el adulto mayor la cursa con  síntomas de deterioro cognitivo. Por otra parte, la esquizofrenia también puede evolucionar con deterioro cognitivo.
  • Demencias de causa tóxica: ocurren por procesos asociados al alcoholismo y al consumo de fármacos más frecuentemente. Los adultos mayores son especialmente sensibles a los efectos de los medicamentos y algunos pueden producir cuadros confusionales que son reversibles en la mayoría de los casos.
  • Demencias de causa metabólica: condiciones clínicas como la diabetes, el hipotiroidismo y la deshidratación pueden originar síntomas relacionados a la pérdida de las funciones cognitivas superiores. 
  • Demencias de causa mecánica: las lesiones en el cerebro, ya sea por traumatismos craneoencefálicos, tumores cerebrales, hidrocefalia, entre otros, pueden producir un cuadro demencial. 
  • Demencias carenciales: son aquellas que se producen por un déficit de vitamina B12 y ácido fólico, las cuales son sustancias que el cerebro necesita para tener un funcionamiento óptimo.
  • Demencias de etiología infecciosa: el complejo demencia-SIDA, que puede afectar a personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) puede producir síntomas demenciales, como así también algunos tipos de encefalopatías.
  • Demencias vasculares: se originan por alteraciones de las arterias que irrigan sangre  el cerebro y con frecuencia se asocian a la enfermedad ateroesclerótica. También se denominan demencias multiinfarto.
  • Demencias degenerativas: se producen como consecuencia de la atrofia del sistema nervioso central. La más frecuente es la enfermedad de Alzheimer, ya que representa entre el 60 y el 70% de todos los casos de demencia.  Otras demencias neurodegenerativas serían la enfermedad de Pick y la demencia asociada a algunos casos de enfermedad de Parkinson.

Demencias neurodegenerativas: Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, ya que representa alrededor de un 60% y un 70% de los casos y es una de las principales causas de discapacidad y dependencia de las personas mayores.

Se produce por una disfunción cerebral que origina una profunda disminución de la capacidad intelectiva en los individuos que la padecen, quienes presentan de manera predominante trastornos de la memoria y la orientación espacial.

Se trata de una enfermedad neurológica que se caracteriza por una atrofia cerebral difusa que tiene como consecuencia la disminución del tamaño y de la actividad fisiológica del cerebro. Es una demencia progresiva y degenerativa que destruye la red nerviosa de las neuronas del cerebro, las cuales son las unidades estructurales del sistema nervioso y cuya función consiste en procesar y codificar la información de lo que pensamos, sentimos y recordamos para transmitirla a otras partes del mismo por medio de las sinapsis.

El Alzheimer afecta directamente a las funciones cognitivas, como la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. Es decir, que genera un deterioro continuo de varias funciones mentales, lo cual se manifiesta por una disminución de las capacidades intelectuales, déficits cognitivos múltiples, cambios psicológicos y de comportamiento en las personas que la padecen y que como consecuencia producen una alteración de sus capacidades sociales y laborales. 

Los signos y síntomas frecuentes en la EA se pueden clasificar en cinco grupos:

Síntomas Alzheimer
  • Memoria: olvidos, repetición de preguntas e historias, pérdida de objetos o colocación de objetos en lugares erróneos y distorsiones de la memoria.
  • Lenguaje: dificultades para encontrar palabras, pausa en las frases y sustituciones de palabras por otra errónea o más simple.
  • Habilidades Visoepaciales: dificultades para aprender una ruta nueva o confusión y desorientación en lugares familiares.
  • Razonamiento y juicio: Toma de decisiones erróneas, dificultades de planificación y ejecución de actividades sencillas.
  • Síntomas psicológicos y conductuales: puede haber presencia de apatía, depresión, ansiedad, irritabilidad y delirios.

Publicado por: Clara Espeche – Martín Jozami

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros