Atención sostenida

ATENCIÓN SOSTENIDA

Atención sostenida

La atención sostenida es un tipo de atención que forma parte de la clasificación de la denominada atención activa y se define como la capacidad para mantener una respuesta conductual mediante la realización de una actividad repetida y continuada durante un período de tiempo determinado.

Todas las personas presentan limitaciones en la cantidad de información que pueden procesar, lo cual impide realizar muchas tareas al mismo tiempo y por ello, para funcionar adecuadamente, se debe tener una forma de seleccionar información. La atención es un mecanismo de acceso que permite llevar a cabo cualquier actividad mental, ya que funciona como un filtro que selecciona, prioriza, procesa y supervisa la información del entorno. Es decir, que funciona seleccionando secuencialmente los estímulos, filtrando los que sean necesarios y dejando de lado los irrelevantes, mediante un estado de alerta con suficiente intensidad para procesarlos. 

La misma se encuentra estrechamente vinculada con otras funciones mentales, como la motivación, la memoria a corto plazo, la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas

Atención sostenida: una modalidad de la atención activa

Como se mencionó anteriormente, la atención sostenida es una de las modalidades de la atención activa, la cual es el proceso atencional en el que participan los aspectos motivacionales del sujeto, es decir que se lleva a cabo a través de una actuación consciente, intencionada, voluntaria y que tiene una utilidad práctica. Para su funcionamiento es necesario disponer de un nivel de activación psicofísica suficiente que permita el acceso de información nueva al sistema nervioso.

Características de la atención sostenida

El proceso de atención sostenida inicia cuando la persona dispone de un nivel de activación suficiente que permita el acceso de información al sistema nervioso, ya que se trata de la capacidad mediante la cual el foco atencional se puede mantener resistiendo al incremento de cansancio y de estímulos distractores. La atención sostenida depende tanto del nivel de alerta como de los factores motivacionales y se manifiesta cuando un individuo realiza una actividad durante un período de tiempo, manteniendo la eficacia durante el tiempo en que se ejecuta la tarea. Por lo tanto, esta modalidad de atención implica procesar un patrón de determinados estímulos de manera eficaz durante un tiempo determinado.

Cuando una tarea requiere atención de forma persistente durante un período relativamente largo, la misma demanda atención sostenida, ya que es la habilidad para mantener una repuesta conductual durante una actividad continua y repetitiva. La atención sostenida puede ser demandante debido a las tareas que requieren la detección de un estímulo entre una multitud de distractores

Esta modalidad de la atención, a su vez, puede ser subdividida en dos componentes:

COMPONENTES DE LA ATENCIÓN SOSTENIDA

La atención sostenida ha sido estudiada mediante el uso de las tareas de ejecución continua que miden los tiempos de reacción ante la presentación de ciertos estímulos, requiriendo el mantenimiento de la atención durante períodos largos de tiempo.

Alteraciones de la atención sostenida

Puede ocurrir que algunas veces a las personas les cueste mantener la atención por un tiempo prolongado al realizar una tarea monótona, lo cual no implica que la memoria sostenida presente alteraciones. 

Las alteraciones que afectan a la atención sostenida impiden llevar a cabo con normalidad la mayoría de las actividades de la vida diaria, ya que un déficit en la misma se vincula cansancio e ineficiencia al realizar cualquier tarea.

Esta modalidad de la atención puede presentar alteraciones en diferentes trastornos, lo cual puede originarse en la atención sostenida en sí misma o en algún otro proceso atencional con los que se relaciona. Un deterioro en la misma,  impide sostener la atención sobre en determinado estímulo por la distracción que generan otros. 

El Trastorno de Déficit de Atención con y sin Hiperactividad  es el más representativo en relación a dificultades en esta función, ya que el mismo en niños se caracteriza porque están despistados, presentan múltiples olvidos y dificultades para mantener una misma tarea sin que otros estímulos les interfieran. Por ello, suelen tener problemas para organizarse, terminar una tarea, prestar atención a los detalles o seguir instrucciones o conversaciones, ya que se distraen fácilmente.

También se presentan problemas en la atención sostenida en trastornos como la esquizofrenia, la enfermedad de Alzheimer o demencias en general y la dislexia. Además, con frecuencia puede haber un déficit en la atención sostenida en las personas que han padecido daño cerebral, ya sea por accidentes cerebrovasculares (ACV) o por traumatismos craneoencefálicos (TCE). Es decir, que el deterioro de la atención sostenida suele ser el resultado de distintas patologías o incluso, de un envejecimiento normal.

Los resultados de estudios clínicos evidenciaron que la estimulación cognitiva puede mejorar la atención sostenida, ya que si un individuo pone en práctica su atención, la misma se puede ver reforzada, y por lo tanto, realizar actividades que requieran el uso de la atención puede ser muy beneficioso para los pacientes que por diferentes razones, presenten deterioro en esta función.

Atención sostenida en adultos mayores

Como ya se mencionó anteriormente, la atención sostenida puede verse afectada en diferentes trastornos e incluso en el envejecimiento normal. En los adultos mayores la atención disminuye, sobre todo si debe ser sostenida voluntariamente. El funcionamiento de la atención se deteriora con la edad, lo cual se manifiesta en un declive en la exactitud en la detección de señales. Ello puede deberse a una disminución progresiva en el grado de vigilancia.

Cabe destacar, que dichas alteraciones pueden estar relacionadas con la motivación que despierte en el adulto mayor la tarea que está realizando y con las alteraciones perceptivas relacionadas con la edad. Por lo tanto, la atención sostenida podría disminuir en ambientes desfavorables, mientras que en entornos estimulantes y con tareas de interés, podría verse optimizada. 

Publicado por: Clara Espeche

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros