¿Qué es la Planificación?

Planificación

¿Qué es la Planificación?

La planificación se define como la capacidad cognitiva que poseemos los seres humanos, que nos permite seleccionar las acciones necesarias para realizar una acción deseada o para alcanzar una meta. Esto se puede observar, por ejemplo, cuando queremos preparar una infusión o una comida, salir a caminar, planear una tarea y llevarla a cabo. En otras palabras, la planificación, requiere de la interacción con otras funciones cognitivas importantes como ser: la memoria, la orientación y atención, el control motor etc. Por ello, es tan importante en nuestra vida cotidiana la planificación ya que posibilita establecer el plan de acción adecuado para nuestras actividades diarias. 

Por lo tanto, la planificación requiere todo el tiempo de las funciones ejecutivas, puesto que organizan la conducta humana, mediante la anticipación, la elección de objetivos, planificación, y selección de los mecanismos necesarios para ejecutar la misma. 

Por estas razones, es imprescindible conocer qué es y cómo funciona la planificación , puesto que una persona que se considera autónoma, tiene la capacidad de autogobernarse, de escoger, de decidir por sí misma. 

En este sentido, la persona debe ser capaz de controlar y coordinar, de forma consciente, sus pensamientos, acciones y emociones. Estas funciones también están involucradas en la conducta social, puesto que le permiten al individuo anticipar el estado de ánimo o pensar de otros, asimismo, participan en la emisión de juicios basados en estados afectivos.

 La capacidad de planificación en la vida real ocupa un papel relevante en la adaptación y la ejecución de las tareas adecuadas. 

¿Qué ocurre ante alteraciones de la planificación?

Cabe destacar, que aunque todas las personas tenemos capacidad de planificación, en cada individuo se presenta de forma diferente. 

El deterioro o alteración de la capacidad de planificación hace que ciertas actividades o tareas de nuestra vida, se vuelvan complicadas, difíciles de llevar a cabo ocasionando problemas para ejecutarlas correctamente. Estas dificultades en la planificación pueden manifestarse tanto en niños, adolescentes o adultos.  

A Continuación se nombrarán algunas manifestaciones de estas alteraciones en la planificación: 

  • Las personas generalmente tienen problemas al momento de tomar decisiones correctas.
  • Manifiestan tener complicaciones para anticipar las consecuencias de sus acciones.
  • No logran ser capaces de calcular correctamente el tiempo que les llevará ejecutar una determinada tarea.
  • Presentan dificultades para establecer prioridades, ni decidiendo el orden de importancia de los pasos a ejecutar para una acción.
  • Se distraen con facilidad, y se olvidan fácilmente cosas.
  • Frecuentemente se observan bajos índices de productividad o creatividad.
  • Pueden realizar la tarea muy rápido, pero de forma descuidada o muy despacio y de forma incompleta.
  • Tienen dificultades para pensar, o hacer más de una cosa a la vez
  • Si surgen imprevistos se quedan bloqueados
  • Tardan más tiempo que otras personas en cambiar de una actividad a otra

Evaluación de la planificación 

En primer lugar, la evaluación generalmente se encuentra destinada a evaluar las funciones ejecutivas en general, para detectar posibles alteraciones y sus causas principalmente en la capacidad cognitiva de planificación,  hasta llegar a planificar el tratamiento adecuado para el paciente. 

La rehabilitación cognitiva, también llamada rehabilitación de las funciones cerebrales superiores, se considera un método terapéutico destinado a mejorar o compensar los déficits neurocognitivos producidos por procesos que afectan el normal funcionamiento cerebral. 

A través de la terapia de rehabilitación cognitiva se procura ya sea restaurar esas funciones o compensarlas a través del aprendizaje de otras habilidades.

En relación a aquellas estrategias que pueden ser llevadas a cabo en un proceso de rehabilitación neuropsicológica son muy variadas, ya que estas dependen no solo de las lesiones y alteraciones sufridas por el paciente, sino que también influyen los objetivos previamente establecidos.

A modo de ejemplo, si se busca incrementar la velocidad de procesamiento, mejorar la memoria de trabajo o estimular la flexibilidad cognitiva, se pueden utilizar ejercicios en papel. Si por el contrario, se plantea reforzar la toma de decisiones, puede ser una buena alternativa controlar los estímulos, de manera que al comenzar las opciones sean más limitadas y luego se vayan incrementando. Para tratar aspectos relacionados con la memoria de trabajo, se pueden usar herramientas de ayuda externa tales como calendarios, alarmas, grabadoras o agendas, entre otras. Además, otro ejemplo sería el uso de aplicaciones y plataformas de estimulación cognitiva, las cuales podrían ayudar a mejorar la flexibilidad cognitiva.

Por último, se debe recordar que para conseguir resultados óptimos, el paciente debe participar activamente en el proceso de evaluación desde el primer momento, no sólo aprendiendo a utilizar las técnicas o estrategias enseñadas sino también entendiendo el propósito y la razón de las mismas. 

Si bien el paciente es el actor principal del proceso de recuperación, la familia y las personas allegadas también desempeñan un papel destacado en este proceso.

Publicado por: Ángeles Godoy Meyer

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros