Memoria de trabajo

MEMORIA DE TRABAJO

Memoria de trabajo

La memoria de trabajo es una modalidad de la memoria a corto plazo, que es esencial para el procesamiento cognitivo, ya que permite la realización de varias tareas cognitivas de manera simultánea. Es la capacidad de mantener mentalmente cierta información que se nos ha presentado brevemente y a la que no podemos acceder porque ya no está presente en el entorno, mientras trabajamos con ella o la actualizamos. Por lo tanto, se vincula con procesos implicados en el control, en la regulación y en el mantenimiento de información relevante para una determinada tarea al servicio de operaciones cognitivas complejas.

Es decir, que se trata de la retención temporal de un ítem de información para la solución de un problema o para realizar una operación mental. Algunos autores la equiparan con la memoria a corto plazo, mientras que otros la consideran como una memoria para el corto plazo, más que una memoria de corto plazo, ya que mientras esta última es un sistema unitario y pasivo de almacenamiento, la memoria de trabajo es un sistema activo de memoria. 

Características de la memoria de trabajo

Este tipo de memoria se vincula estrechamente con la atención ya que se refiere a la capacidad de retener información en la conciencia para poder responder a un problema específico y luego cuando ya no es necesaria, esa información desaparece. Un ejemplo sería poder retener un número de teléfono que alguien redacta hasta encontrar un papel y un lápiz para anotarlo, y una vez anotados los números, los mismos salen de la conciencia, ya que la huella de memoria desaparece. Por ello, también puede ser definida como la atención centrada en una representación interna.

Por lo tanto, se trata de una memoria funcional de trabajo que desaparece cuando se obtiene el fin propuesto e implica dos aspectos diferentes, por un lado, la conservación inmediata de la información, y por otro, la manipulación interna de la misma. De esta manera, le permite al individuo manejar varios tipos de información y por ejemplo, al mismo tiempo que lee una frase y entiende su significado, poder recordar la última palabra de lo que ha leído. Es decir, que facilita el cumplimiento de varias tareas cognoscitivas de modo simultáneo, como el razonamiento, la comprensión y la resolución de problemas, gracias al mantenimiento y a la disponibilidad temporal de la información de que se trate.

La memoria de trabajo entonces, es un sistema de almacenamiento con capacidad limitada, tanto temporal como de amplitud, que permite que recordemos nuestros planes, instrucciones, y que podamos considerar alternativas y relacionar ideas y datos, como así también el presente con el futuro y el pasado. Por lo tanto, no sólo hace referencia a mantener en la mente información que no se encuentra en el ambiente, sino que también está implicada en la manipulación y transformación de dicha información para planificar y guiar nuestra conducta.

Por ello, se puede definir como un sistema que mantiene y manipula cierta información de manera temporal. Por lo tanto, interviene en otros procesos cognitivos muy importantes, como la comprensión del lenguaje, de la lectura y de diversas formas de razonamiento, ya que funciona como un sistema de almacenamiento temporal de la información, que permite el aprendizaje de nuevas tareas. 

Es gracias a este tipo de memoria, que se pueden realizar simultáneamente dos o más tareas para cumplir objetivos inmediatos y a corto plazo y para resolver problemas utilizando la información de forma activa. Es decir, que se trata de una manipulación activa de la información, que puede mantenerse durante cierto tiempo, permitiendo la realización de una acción o una serie de acciones y la resolución de problemas.

Módulos que conforman la memoria de trabajo

El modelo de la memoria de trabajo supone la existencia de un sistema de atención que a su vez controla varios sistemas subordinados. Ese sistema controlador se denomina ejecutivo central y los sistemas subordinados son el bucle fonológico y la agenda visoespacial, ambos responsables del mantenimiento temporal de la información. Estos tres módulos trabajan de forma coordinada e interdependiente.

MÓDULO QUE CONFORMAN LA MEMORIA DE TRABAJO
  • Ejecutivo central: se trata del centro responsable de la planificación, organización, toma de decisiones y ejecución de tareas necesarias para realizar una operación cognitiva. Coordina la actividad del lazo articulatorio y la agenda visoespacial y se encarga de planificar, almacenar, procesar y tomar decisiones que permiten resolver operaciones cognitivas.
  • Lazo articulatorio o bucle fonológico: se trata de un almacén fonológico donde se almacena la información verbal y un proceso de control articulatorio que intervienen en todas las tareas relacionadas al lenguaje. Su función consiste en realizar operaciones de repaso o en la transformación de la información visual en información verbal. El bucle fonológico se archiva en el Área de Wernicke, mientras que el bucle para el material articulatorio se archiva en el Área de Broca.
  • Agenda visoespacial: es el sistema encargado de gestionar y manipular las imágenes visuales para codificarlas, realizar una situación espacial o recuperar imágenes del archivo de memoria a largo plazo. 

Memoria de trabajo en adultos mayores

La implicación cerebral en la memoria de trabajo es muy extensa, ya que esta función compromete diferentes áreas del cerebro, tanto anteriores como posteriores. La capacidad de la memoria de trabajo parece alterarse con la edad, es decir con el envejecimiento fisiológico del sistema nervioso que ocurre en los adultos mayores, lo cual limitaría su capacidad para almacenar, monitorear y manipular información al mismo tiempo.

Publicado por: Clara Espeche – Martín Jozami

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros