Alzheimer temprano

Consejos frente al diagnóstico de Alzheimer temprano

Alzheimer temprano

La enfermedad de Alzheimer es una demencia progresiva y degenerativa que destruye la red nerviosa de las neuronas del cerebro, lo cual afecta la función de procesamiento y codificación de la información de lo que pensamos, sentimos y recordamos. En esta enfermedad se va disminuyendo el número de sinapsis hasta llegar al punto en que el cerebro no puede asimilar de forma adecuada la información que le llega del entorno, lo cual genera los síntomas que caracterizan a esta enfermedad. En la mayoría de los casos, este tipo de demencia se presenta en personas que tienen 65 años o más, pero en algunos pacientes aparece antes de esa edad y por ello recibe el nombre de Alzheimer temprano.

Alzheimer temprano

La etiología de la Enfermedad de Alzheimer es desconocida y no se debe a causas o agresiones identificables. La misma se origina con más frecuencia en personas con edad avanzada, llegando a afectar al 1-2% de la población de 65 años y su número se duplica cada cinco años. Es la forma más común de demencia, ya que representa alrededor de un 60% y un 70% de los casos.

Sin embargo, existen casos poco frecuentes de pacientes que comienzan a desarrollar la enfermedad antes de los 65 años de edad, es decir que padecen Alzheimer de aparición o inicio temprano. Esta modalidad de la enfermedad es muy poco común y ocurre sólo en el 5% a 6% de los individuos diagnosticados con esta demencia. Por lo general, estos pacientes comienzan a desarrollar síntomas de la enfermedad entre los 30 y 60 años de edad.

Síntomas del Alzheimer temprano

Los síntomas del Alzheimer temprano son los mismos que se presentan en el Alzheimer que aparece luego de los 65 años y pueden ser divididos en síntomas cognitivos, psicológicos y conductuales. Los mismos afectan de manera diferente a cada paciente y pueden variar. 

Es frecuente que arribar al diagnóstico de Alzheimer temprano sea un proceso largo y dificultoso y que los síntomas del paciente sean atribuidos a otras causas, como por ejemplo al estrés.

  • Síntomas cognitivos:

Memoria: olvidos, repetición de preguntas e historias, pérdida de objetos o colocación de objetos en lugares erróneos y distorsiones de la memoria.

Lenguaje: dificultades para encontrar palabras, pausa en las frases y sustituciones de palabras por otra errónea o más simple.

Habilidades visoepaciales: dificultades para aprender una ruta nueva o confusión y desorientación en lugares familiares.

Razonamiento y juicio: toma de decisiones erróneas, dificultades de planificación y ejecución de actividades sencillas.

Síntomas Alzheimer temprano
  • Síntomas psicológicos: se caracterizan por la presencia de depresión y/o ansiedad en el paciente. No todos los pacientes padecen depresión, sino que la misma es más frecuente en las fases iniciales de la enfermedad, durante los primeros años, debido a que el paciente es más consciente de sus déficits, del deterioro, de la pérdida de autonomía y como consecuencia puede reaccionar con un estado depresivo, que a su vez puede agravar la enfermedad. También pueden presentarse otros síntomas vinculados, como ansiedad, inquietud, agitación, nerviosismo, irritabilidad y agresividad. Los síntomas ansiosos son muy frecuentes en los pacientes que presentan Alzheimer y se pueden manifestar como nerviosismo, preocupación o temor sin un motivo aparente. El individuo también puede mostrarse tenso o intranquilo y tener miedo de alejarse de su cuidador. 
  • Síntomas conductuales: pueden identificarse por medio de la observación del comportamiento del paciente y son muy variados: agresividad, intranquilidad, agitación, inquietud, conductas repetitivas sin intención aparente, comportamientos culturalmente inapropiados, desinhibición sexual e hipersexualidad, insultos y conducta de seguir a otras personas.

Causas del Alzheimer temprano

Se desconocen las causas del inicio temprano del Alzheimer en la mayoría de los pacientes, excepto en aquellos que padecen el tipo de demencia denominada familiar, en la que están implicados ciertos genes y la enfermedad es transmitida genéticamente por algún familiar directo. Sin embargo, estos casos son muy raros, ya que en su gran mayoría, la enfermedad de Alzheimer ocurre en su forma esporádica, es decir que no está condicionada por antecedentes familiares y genéticos, sino por múltiples factores.

Consecuencias del Alzheimer temprano

El diagnóstico de Alzheimer en un miembro de la familia siempre implica desafíos para los miembros, y más aún cuando se presenta de manera temprana. 

Como ya se mencionó anteriormente, los síntomas del Alzheimer temprano son los mismos que se presentan en el Alzheimer que inicia luego de los 65 años, sin embargo, el Alzheimer de inicio temprano presenta más complicaciones por la edad en que ocurre, ya que por lo general la persona se encuentra todavía activa laboralmente, cumpliendo el rol de padre o madre con niños pequeños o adolescentes y tal vez cuidando a sus progenitores de edad avanzada, lo cual dificulta aún más la situación.

Por ello, frente al diagnóstico de esta enfermedad en un miembro de la familia, se hace fundamental estar informado, ya que seguramente tendrá una gran repercusión en los roles y funciones familiares e implicará adaptarse a las nuevas circunstancias.

Consejos frente al diagnóstico de Alzheimer temprano

Debido a las dificultades que inevitablemente conllevará el avance de la enfermedad, el propio paciente y la familia deben estar preparados y el primer paso es estar informados para poder planificar las medidas que se tomarán. Para evitar dificultades financieras, se deben explorar las alternativas presentes en el ámbito laboral del paciente, como el cambio de puesto de trabajo si fuera necesario o la jubilación anticipada si fuera posible. También es muy importante contar con la ayuda de otros familiares o cuidadores a domicilio que colaboren con la atención de las necesidades del paciente, para que no recaigan todas las responsabilidades en el cónyuge, si es que lo hubiera.

Por otra parte, es fundamental comentarles la situación a los hijos de la persona que presenta el diagnóstico de Alzheimer para contar con su ayuda y para que puedan comprender los cambios que ocurren en la dinámica familiar. En este sentido, la unión de la familia y de la pareja a través de la realización de actividades en conjunto y de la buena comunicación es esencial para sobrellevar la enfermedad de la mejor manera posible. Por último, los grupos de apoyo para los pacientes y familiares pueden ser muy útiles para comprender mejor y obtener recursos que permitan una mejor adaptación a la situación.

Publicado por: Clara Espeche – Martín Jozami

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros