Rehabilitación cognitiva para ancianos

Rehabilitación cognitiva

Rehabilitación cognitiva para ancianos

La rehabilitación cognitiva consiste en la aplicación de procedimientos y técnicas y la utilización de apoyos con el fin de que la persona con déficits cognitivos pueda retornar de manera segura, productiva e independiente a sus actividades cotidianas. Se orienta a recuperar el funcionamiento del individuo y requiere el trabajo conjunto de la persona, su familia y el terapeuta.

Por lo tanto, incluye aquellas intervenciones que buscan mejorar los déficits cognitivos, conductuales y emocionales que son consecuencia de algún tipo de daño cerebral. Dichos déficits pueden afectar negativamente gran cantidad de habilidades adaptativas, como la capacidad de autocuidarse, de mantener relaciones sociales, de tener éxito en actividades académicas o laborales, entre otras. 

Rehabilitación cognitiva para ancianos: envejecimiento normal y patológico

En los últimos años aumentaron las consultas de personas mayores que perciben un deterioro en su rendimiento mnésico y cognitivo y de individuos que consultan porque un familiar está empezando a perder sus capacidades cognitivas. Este incremento en la demanda se debe a que la expectativa de vida, sobre todo en los países desarrollados, se ha prolongado notablemente. Sumado a ello,  se produjo un cambio en la visión de la sociedad con respecto al envejecimiento, ya que en la actualidad, las personas mayores participan en diferentes actividades sociales y hasta retoman estudios o proyectos postergados en algunos casos, lo cual hace necesario un óptimo funcionamiento cognitivo.

La neuropsicología del envejecimiento es la disciplina que estudia las alteraciones que ocurren en los procesos psicológicos complejos de la cognición, emoción y comportamiento, en relación a los cambios que se producen en el cerebro durante el envejecimiento.

Desde este punto de vista, se pueden diferenciar dos grandes tipos de envejecimiento: el envejecimiento normal y el envejecimiento patológico. El envejecimiento normal es aquel que experimenta la mayoría de la población, en el que no existen patologías neurodegenerativas y el deterioro cognitivo que aparece en el anciano es atribuible a los cambios que se producen en el cerebro sano al envejecer, ya que se producen cambios neurobiológicos (reducción del peso y volumen cerebral y pérdida de mielina en los axones) y neurofisiológicos (reducción del impulso nervioso y del control inhibitorio de estímulos externos) en el sistema nervioso central que se manifiestan a nivel funcional, aumentando los tiempos de respuesta y reacción y generando que los reflejos se tornen más débiles. Estas dificultades no interfieren en el desarrollo normal de la vida diaria del adulto mayor, por lo tanto, el mismo es totalmente autónomo e independiente funcionalmente, siempre que no presente problemas de movilidad. Por tanto, cuando la integridad funcional se ve afectada por la aparición de alteraciones cognitivas, se debe sospechar que nos encontramos ante un posible envejecimiento patológico en el anciano.

En el envejecimiento patológico, el anciano cursa con enfermedad neurodegenerativa y/o experimenta un deterioro cognitivo de mayor gravedad que el esperable por la edad del individuo. Por lo tanto, dentro del envejecimiento patológico se estudian los cambios neuroanatómicos y neurofisiológicos producidos por las demencias y por el deterioro cognitivo leve, el cual puede permanecer estable o preceder al desarrollo de dichas enfermedades neurodegenerativas.

Es importante aclarar que los cambios producidos por el envejecimiento no afectan del mismo modo a todos los individuos, ya que la constitución genética, la alimentación, el modo de vida y otros factores influyen en la salud y en el funcionamiento del sistema nervioso.

Rehabilitación cognitiva para ancianos: estimulación cognitiva

Por medio de la rehabilitación cognitiva, se busca rehabilitar las siguientes áreas:

Rehabilitación cognitiva

Las intervenciones que se pueden realizar son variadas y buscan mantener las funciones cognitivas del anciano, tratar sus problemas de conducta si los hubiera, disminuir su dependencia y reforzar el núcleo familiar.

Una de las principales intervenciones es la estimulación cognitiva, la cual ha demostrado ser eficaz tanto en los trastornos asociados al envejecimiento como en las demencias. La misma tiene por objetivo retrasar el avance del deterioro cognitivo, buscando mantener y fortalecer el funcionamiento actual del paciente, enlenteciendo el proceso de pérdida de capacidades y reduciendo el impacto funcional de la sintomatología en la vida cotidiana del mismo.

A su vez, se busca optimizar la dimensión humana del mismo, ya que el objetivo final de estas técnicas consiste en mejorar la calidad de vida y la salud del paciente, promoviendo la independencia, enlenteciendo el grado de deterioro y optimizando la funcionalidad y el rendimiento cognitivo general del anciano.

Las intervenciones cognitivas por lo tanto,  son un conjunto de métodos y estrategias que pretenden mejorar las capacidades o rendimientos del paciente, situándose en el contexto general del tratamiento, con la consiguiente repercusión funcional y adaptación social y familiar del mismo. Por ello, a la hora de planificar la intervención terapéutica se debe determinar cuáles son las capacidades afectadas y conservadas del mismo para que las estrategias que se planifiquen, se realicen en función de su situación específica.

Es decir, que la estimulación cognitiva busca llevar al máximo el rendimiento de las capacidades que están conservadas en el individuo, lo cual puede generar mejorías en las diferentes esferas de la salud a nivel cognitivo, funcional, psicosocial, emocional,  motriz y en relación a su autonomía.

Principios de la rehabilitación cognitiva

La rehabilitación neurocognitiva:

  • Debe ser individualizada, ya que al diseñar un programa de rehabilitación se debe tener en cuenta el grado de conciencia que tiene la persona de su enfermedad, su capacidad para decidir y autorregular su comportamiento, el grado de afectación de las diferentes funciones cognitivas y las necesidades de la familia.
  • Requiere el trabajo conjunto de la persona, la familia y los terapeutas
  • Se debe centrar en alcanzar metas relevantes de acuerdo las capacidades funcionales de la persona y mediante mutuo acuerdo. Es decir, que no debe enfocarse sólo en mejorar los déficit sino que debe centrarse en las metas y los resultados que pueda alcanzar el paciente en el nivel funcional.
  • La evaluación de su eficacia debe tener en cuenta los cambios en las capacidades funcionales, basándose en el rendimiento del individuo antes y después de la rehabilitación.
  • Debe incorporar varias perspectivas y diversas aproximaciones, ya que debido a la existencia de diferencias individuales de los perfiles cognitivos y a la probabilidad de que una persona presente más de un área de discapacidad, las intervenciones cognitivas deben incluir diferentes acercamientos al problema.
  • Debe tener en cuenta los aspectos afectivos y emocionales que conlleva el daño cognitivo, ya es muy frecuente que aparezcan síntomas de depresión y ansiedad y sentimientos de miedo, frustración y pérdida de control. 
  • Debe tener un componente de evaluación constante para poder evaluar la utilidad de las intervenciones en cada caso.

Rehabilitación cognitiva para ancianos: técnicas e intervenciones

El objetivo de la rehabilitación cognitiva es intentar optimizar el desempeño de los pacientes tomando en cuenta su particular funcionamiento cognitivo, con el fin de explotar sus capacidades preservadas y aquellas susceptibles de mejorar su rendimiento. Este enfoque terapéutico se interesa especialmente en los procesos subyacentes al funcionamiento cognitivo e intenta operar sobre los mismos para lograr mejoras en las dificultades cotidianas de los ancianos. Para ello se requiere una evaluación neuropsicológica, que permitirá realizar  un diagnóstico, establecer objetivos terapéuticos, elegir el tratamiento y evaluar la eficacia de las intervenciones cognitivas.

Las estrategias disponibles son diversas y deben adaptarse a cada paciente y a los objetivos terapéuticos y casi siempre precisan de un miembro de la familia que supervise que las facultades adquiridas se usen sistemáticamente en la vida diaria. 

Las técnicas y estrategias a realizar dependen del diagnóstico que haga el profesional, ya que los déficits cognitivos pueden ser causados por el propio proceso de envejecimiento del sistema nervioso del anciano, por la presencia de deterioro cognitivo leve o de algún tipo de demencia en el mismo.

Rehabilitación cognitiva para ancianos en el deterioro cognitivo leve

La rehabilitación neurocognitiva puede ayudar a mejorar las distintas funciones cognitivas, el estado de ánimo y el bienestar psicológico en general de las personas que presentan deterioro cognitivo leve. Dichas intervenciones deben orientarse a facilitar la funcionalidad del paciente en su día a día y preservar su calidad de vida y la de sus familiares. 

Los objetivos que persigue la rehabilitación cognitiva en este caso, son los siguientes:

rehabilitacion cognitiva ancianos

Las áreas de intervención de la rehabilitación cognitiva en el Deterioro Cognitivo Leve son:

  • Orientación: se pueden encontrar diversas actividades tales como solicitar al paciente que diga qué hora es, el mes que transcurre o la estación del año actual.
  • Atención: algunos ejemplos de pruebas que pueden estimularla se tratan de copiar una figura modelo (atención sostenida), completar una sopa de letras (atención selectiva) o solicitar al paciente que señale lo más rápido posible la figura diferente dentro de una serie (velocidad del procesamiento).
  • Funciones ejecutivas: pueden ser estimuladas a partir de consignas para emparejar conceptos de la vida cotidiana teniendo en cuenta categorías (razonamiento), el ordenamiento de pasos para realizar una tarea (planificación) o de una secuencia de números que se encuentran en constante movimiento (memoria de trabajo).
  • Lenguaje: uno de los ejemplos más populares para estimular esta área es el “juego del ahorcado”. Otras formas son: solicitar al paciente que nombre objetos brindándole pistas fonológicas (denominación), o pedirle que identifique si una frase es correcta o incorrecta dependiendo a una situación presentada en una lámina (comprensión).
  • Memoria: un ejemplo es el “juego de la memoria” que consiste en descubrir parejas idénticas en todas las cartas que se encuentran situadas boca abajo (memoria episódica). Otra manera consiste en solicitarle a la persona que empareje elementos teniendo en cuenta diversas categorías (memoria semántica).

Habilidades visoespaciales: un ejemplo de este tipo de actividad implica que el paciente ponga las agujas del reloj en una hora determinada.

Áreas de intervención de la rehabilitación cognitiva en el Deterioro Cognitivo Leve

Rehabilitación cognitiva para ancianos en la enfermedad de Alzheimer

Para que un paciente con Alzheimer inicie un proceso de rehabilitación cognitiva, es fundamental conocer y respetar su entorno, sus tradiciones y costumbres sociales y familiares. Es por ello, que el profesional debe trabajar en lo posible, en forma conjunta con el paciente, sus familiares y su entorno.

Las propuestas de intervención cognitiva en el Alzheimer pueden estar compuestas por diferentes combinaciones de técnicas. Algunas de dichas intervenciones son las siguientes:

TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN COGNITIVA (1) (1)
  • Orientación a la realidad: implica presentarle al paciente información relacionada con la orientación, que incluya el tiempo, el espacio y la persona, lo cual puede proporcionarle una mayor comprensión de aquello que lo rodea y producir un aumento de la sensación de control, de autoestima y mejorar la socialización del paciente. Por lo tanto, el objetivo de este abordaje es reducir el impacto de la desorientación temporal, espacial y personal por medio del suministro constante de información que facilite la orientación. De esta manera, el paciente con Alzheimer recibe repetidamente datos básicos acerca de la realidad, como la fecha, el momento del día y la estación del año, con la idea de que esto le permita una mejor comprensión de su entorno. Para ello, es importante que la información sea brindada de forma clara por medio de la voz, de la mirada y del contacto físico. También pueden utilizarse diferentes recursos como relojes, calendarios y dibujos.
  • Reminiscencia: consiste en traer a la conciencia sucesos y experiencias vividas en el pasado. Ello puede ser complementado con fotos, música, objetos y videos. También se puede estimular el recuerdo de acontecimientos políticos o sociales, de modas musicales o de vestimenta.
  • Ayudas externas de la memoria: libros de notas, diarios, agendas, listas, pizarras y calendarios son una estrategia útil en la rehabilitación neuropsicológica para mantener la funcionalidad de los pacientes. Es importante mantener estos recordatorios siempre en el mismo lugar.
  • La activación cerebral, la gimnasia mental, el entrenamiento cognitivo y los hábitos de aprendizaje permiten a los pacientes con enfermedad de Alzheimer, a mejorar su funcionalidad.
  • Musicoterapia: la música puede ser de utilidad en todos los estadios de la enfermedad, teniendo en cuenta el ritmo y la coordinación, como así también los juegos de activación física y del esquema corporal.
  • Las actividades sociales y cognitivamente estimulantes
  • La estimulación psicomotriz y el ejercicio físico pueden estimular el desarrollo de neuronas nuevas en el hipocampo y mejorar la función cognitiva, además de los efectos positivos que tienen sobre la salud cardiovascular y el estado de ánimo.

Se considera que es imposible establecer una metodología y materiales válidos para todo tipo de pacientes y entornos socioculturales  y por ello las intervenciones deben ser personalizadas, teniendo en cuenta la situación de cada paciente y sus familiares y cuidadores.

Debido a ello, es de suma importancia conocer el estado clínico general del paciente, el estadio evolutivo de la enfermedad, si presenta o no sintomatología psiquiátrica, el tipo de tratamiento farmacológico que tiene, su personalidad previa, su nivel sociocultural y las características de su entorno. También es muy importante tener en cuenta, el papel que cumplen la motivación, la afectividad y  el cansancio en el rendimiento del individuo.

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros