¿Qué es la memoria?

Memoria

¿Qué es la memoria?

En torno a la memoria se han elaborado múltiples conceptos desde diferentes perspectivas teóricas y a través de diversos métodos de investigación, lo que ha permitido un aumento en el conocimiento de su funcionamiento tanto normal como patológico.

Es una función cognitiva que despierta mucho interés porque es uno de los aspectos fundamentales para la vida humana, ya que se trata del proceso psicológico que nos permite aprender y engloba las experiencias pasadas, posibilita la adaptación a situaciones presentes y sirve de guía hacia acciones y decisiones futuras.

La memoria es el proceso cognitivo a través del cual se codifica, almacena y recupera una información determinada o un suceso concreto.

Es decir, que se trata de la capacidad para almacenar información, acontecimientos pasados y recuperarlos para traerlos a la conciencia de forma aprendida. La misma a su vez, interviene en otras funciones cognitivas

Es una de las funciones cognitivas más importantes de las personas y por ello un déficit de la misma repercute en su vida diaria de manera considerable.

Esto se debe por la necesidad de recordar experiencias vividas en el pasado y de aprender información nueva necesaria para una adecuada adaptación. En esta función intervienen diferentes estructuras, circuitos y transmisores del sistema nervioso central.

Fases de la memoria

La memoria constituye una expresión del procesamiento neuronal y se presenta por medio de tres fases fundamentales: la codificación, el almacenamiento y la recuperación de una información o situación determinada.

Por lo tanto, se trata de la habilidad para asimilar, almacenar y recuperar información, siendo la asimilación de la información el estadio de codificación de la misma, la retención el estadio de almacenaje y el acceso a la información cuando es necesario, la fase de recuperación.

Memoria

Es por ello que la memoria tiene múltiples funciones al estar implicada en la recepción, la selección, ya sea consciente o inconsciente, el tratamiento de la información recibida por los diferentes órganos de los sentidos, la codificación, el almacenamiento de la información percibida y por último, la capacidad para acceder a esas informaciones. Dichas funciones del proceso de la memoria se organizan en las siguientes fases:

Codificación:

Implica el procesamiento, consciente o inconsciente, de la información con el fin de almacenarla más adelante. Es decir, que consiste en la transformación de los estímulos sensoriales en diferentes códigos de almacenamiento, lo cual resulta imprescindible para que la información sea almacenada.

Esta puede producirse a partir de distintas modalidades sensoriales, siendo más efectiva la codificación que se realiza basándose en más de una modalidad.

Almacenamiento o Consolidación:

Se trata de la elaboración de la información previamente codificada, ya que se crea y se mantiene un registro temporal o permanente de la información.

El material almacenado posee una alta organización en esta fase, lo cual facilita el aumento en la cantidad de información que puede ser almacenada. De igual manera, posteriormente la información guardada puede perderse por diferentes motivos.

Recuperación:

Hace referencia al acceso y evocación de la información acumulada.

Clasificación de la memoria

Al ser la memoria una función cognitiva compleja, se dificulta su clasificación y por ello, existen diferentes tipos o clases de memoria desde las diversas clasificaciones que se realizaron a lo largo del tiempo.

La taxonomía de la memoria puede realizarse a partir de diferentes criterios. Si se tienen en cuenta criterios cualitativos, podemos diferenciar a la memoria en función de la intencionalidad en explícita e implícita: 

CLASIFICACIÓN DE LA MEM0RIA

Memoria explícita:

También denominada consciente o declarativa. Se caracteriza por el carácter voluntario e intencional de la retención y la recuperación de la información y porque la misma es accesible a la conciencia y susceptible de ser verbalizada.

Además, la información es modificable y puede cambiar a lo largo del tiempo. Hace referencia al conocimiento general y personal que poseemos cada uno de nosotros y está conformada por contenidos adquiridos de manera consciente que pueden ser fácilmente expresados y evaluados mediante el lenguaje.

Este tipo de memoria es muy vulnerable al deterioro frente al envejecimiento y a estados patológicos. A su vez, puede dividirse en dos categorías separadas que interaccionan entre sí:

Memoria semántica:

Es un tipo de memoria de significados y conocimientos generales en la que no intervienen nuestras experiencias concretas, ni el recuerdo de sucesos puntuales, ya que incluye información de carácter general desligada del contexto. 

Memoria episódica:

Consiste en el recuerdo de momentos y lugares, emociones de hechos y experiencias de la vida que se pueden evocar de forma muy nítida y que están sujetos a parámetros espaciotemporales. Son recuerdos personales y autobiográficos.

Memoria implícita

No declarativa o inconsciente. Se caracteriza por el carácter involuntario y no intencional de la retención y la recuperación de la información. La misma es difícilmente expresable a través del lenguaje y posee un alto grado de rigidez, lo que dificulta su modificación.

Se trata de un proceso inconsciente, en el cual el sujeto no recuerda conscientemente haber adquirido cierto conocimiento o destreza, pero con su conducta demuestra que sí lo ha aprendido, por ello, es un aprendizaje difícil de expresar verbalmente, pero que puede mostrarse conductualmente de manera bastante automática.

Su adquisición suele ser gradual y se aprende y perfecciona a través del modelado y la práctica. Este tipo de memoria es más rígida y duradera y más difícil de modificar que la memoria explícita.

Por esta razón, es más resistente a las alteraciones que cursan con déficits de memoria y al envejecimiento normal, ya que es poco vulnerable al deterioro.

Cabe destacar, que a pesar de ser dos procesos diferentes con características muy dispares, están íntimamente relacionados y se apoyan mutuamente, ya que muchos aprendizajes y recuerdos comienzan siendo procesos conscientes que con el tiempo, con la evocación y la práctica repetida se convierten en implícitos.

Clasificación de la memoria: Sensorial, corto plazo y largo plazo

Por otra parte, la memoria también puede clasificarse según los sistemas de memoria en memoria sensorial, a corto plazo y a largo plazo:

Memoria sensorial:

Consiste en la primera fase de la memoria y está unida indisolublemente a los sentidos, ya que es ahí donde se presenta el reconocimiento momentáneo de lo que  perciben el tacto, la visión, el olfato, la audición y el gusto.

La información recibida no es registrada en su totalidad, por lo que es necesaria la inclusión de los procesos atencionales para que dichos datos sean trasladados a la memoria a corto plazo y no se pierdan.

Estos almacenes sensoriales, al ser los más elementales, retienen y almacenan la información por pocos segundos.

Memoria a corto plazo:

Este almacén de memoria se caracteriza por su limitada duración en el tiempo y su posterior desvanecimiento y por su amplitud máxima de almacenamiento, lo cual implica que la información que se mantenga en este almacén será limitada y permanecerá en él durante un breve período de tiempo.

Es decir, que se trata de un almacén transitorio y de codificación rápida, en el cual la información es analizada, interpretada y organizada para su posterior almacenamiento duradero.

Memoria a largo plazo:

Se trata de un almacenamiento duradero, ya que la retención de la información no es transitoria, sino que se da en un tiempo prolongado.

En este tipo de memoria se almacenan los datos que se acumulan a lo largo de toda la vida del sujeto. Por ello, la codificación de este sistema es mucho más lenta, ya que la información es elaborada y categorizada de manera compleja.

El contenido que se encuentra en este sistema permanece inactivo hasta que puede ser recuperado y evocado por medio de la memoria operativa. Los olvidos pueden estar relacionados con una incapacidad de acceder a estos datos o con una codificación inadecuada de los mismos.

Aprende más sobre Terapia Neurocognitiva

A continuación te comparto algunos videos relacionados a memoria, atención, alzheimer, deterioro cognitivo leve, enfermedad de parkinson. Puedes seguirnos en nuestro canal de Youtube

¿Cómo se produce el Alzheimer en el cerebro?

Enfermedad de Parkinson

Evaluación Neurocognitiva

Cómo tener mente y cuerpo sano

La importancia del sueño y la vigilia

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros