Praxias: definición, función, clasificación y trastornos

PRAXIAS

Praxias: definición, función, clasificación y trastornos

Las praxias constituyen una de las funciones cognitivas superiores y se pueden definir como movimientos organizados, de mayor o menor dificultad, que persiguen un objetivo. 

Se trata de una función que tiene dos componentes, uno de ellos es cognitivo e implica la intención de actuar y la planificación de las diferentes etapas que componen el acto motor, es decir que son los aspectos internos y no observables de las acciones que llevamos a cabo. El otro componente es motor y hace referencia a la implementación del acto motor en los músculos, como la precisión del movimiento y la fuerza que se realiza para hacerlo. Estos dos componentes trabajan juntos pero funcionan de forma independiente, sustentados por distintas regiones cerebrales.

Las praxias, entonces, son las habilidades motoras adquiridas y pueden ser simples o complejas. Ejemplos de praxias simples son las de adquisición muy temprana como deglución, succión, guiñar un ojo, elevar las cejas, entre otras. Las praxias más complejas serían los movimientos necesarios para enhebrar una aguja, encender un fósforo, trenzar, hacer nudos, usar tijeras, etc. Entre las praxias más complejas, se encuentran las denominadas praxias manuales complejas de los miembros y del tronco, que tienen un papel muy importante para el aprendizaje pedagógico en los niños y niñas. Es por ello, que existen tantas praxias como posibilidades de organización de movimientos presenta el ser humano, relacionadas con diferentes niveles de complejidad.

A su vez, se pueden diferenciar a las praxias, teniendo en cuenta si se tratan de un hábito (el manejo de cubiertos a la hora de comer por ejemplo) o de un comportamiento motor. Este último se puede ejemplificar en el uso de un instrumento musical, que implica la combinación e integración de diferentes praxias que dan como resultado un comportamiento. 

Por lo tanto, cuando caminamos, nos vestimos o hacemos cualquier actividad motora, hacemos uso de las praxias. El conocimiento de las funciones de los objetos que queremos utilizar y los actos que queremos llevar a cabo, también  están implicados en este proceso.

Es por ello, que estas habilidades son muy importantes en nuestra vida diaria, ya que en cualquier acción que queramos realizar, se encuentran implicadas las praxias. 

Las praxias son movimientos que han sido aprendidos previamente y son el resultado de la puesta en marcha de diferentes procesos. En primer lugar, es necesario recibir la información sensorial; posteriormente, se debe establecer un plan general que incluya las operaciones lógicas y por último, los programas de inervación motora.

Por esta razón, en toda praxia se pueden distinguir dos componentes: 

  • El sistema conceptual: se refiere al conocimiento sobre la utilización y el funcionamiento de objetos, utensilios y herramientas. Es el encargado de realizar el programa motor e implica el conocimiento del objeto y de sus funciones, la descontextualización de la acción y el conocimiento de la organización de las secuencias motoras. 
  • El sistema de producción: se encarga de llevar a cabo el programa motor y de almacenar y realizar la representación sensoriomotora (espacial y temporal) necesaria para poder ejecutar la actividad motriz. Incluye los programas de acción de las habilidades motoras y los mecanismos para trasladar estos programas a la actividad motora. 

Clasificación de las praxias

Las praxias se pueden clasificar en los siguientes tipos:

  • Praxias faciales: es la capacidad de realizar de manera voluntaria movimientos o gestos con diferentes partes del rostro..
  • Praxias ideomotoras: consiste en la capacidad de realizar y/o reconocer un movimiento o gesto simple de manera intencionada o ante una petición verbal.
  • Praxias visoconstructivas: se refiere a la capacidad de planificar y realizar movimientos para organizar una serie de elementos en el espacio para formar un dibujo o figura final. Es decir, es la habilidad para llegar a la construcción de un todo a partir de sus elementos.
  • Praxias ideatorias: se trata de la capacidad para manipular objetos mediante una secuencia de gestos, lo que implica poseer el conocimiento de la función del objeto, el conocimiento de la acción y el conocimiento del orden serial de los actos que llevan a esa acción. Es decir, es la habilidad para realizar y simbolizar actos motores.

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros