Cuidados de persona con alzheimer

alzheimer

Cuidados de persona con alzheimer

La Enfermedad de Alzheimer es una forma de demencia que se produce por una disfunción cerebral que origina una profunda disminución de la capacidad intelectiva en los individuos que la padecen, quienes presentan de manera predominante trastornos de la memoria y la orientación espacial.

Se trata de una demencia progresiva y degenerativa que destruye la red nerviosa de las neuronas del cerebro, disminuyendo el número de sinapsis hasta llegar al punto en que el cerebro no puede asimilar de forma adecuada la información que le llega del entorno, lo cual genera los síntomas que caracterizan al Alzheimer.

En la actualidad, el aumento de la esperanza de vida en la población generó que las enfermedades relacionadas con el envejecimiento hayan ganado importancia, lo cual ha posicionado a la enfermedad de Alzheimer como un gran problema de salud pública a nivel mundial.

En todas las culturas, los cuidados de la persona con Alzheimer los realiza la familia. El papel que cumple la misma es fundamental, ya que el mantenimiento del paciente, especialmente cuando carece de autonomía, se dificulta enormemente sin la ayuda de los familiares, aunque estos dispongan de servicios de ayuda a domicilio, ya que el grupo familiar constituye el marco de referencia social básico del enfermo.

El cuidador principal es la persona que se encarga en mayor medida del cuidado del paciente con Alzheimer. Su función generalmente surge durante la primera etapa de la enfermedad y en la mayoría de los casos este papel es asumido por un familiar muy directo del paciente o una persona contratada, que en muchas oportunidades será quien pase la mayor parte del tiempo con el enfermo.

Atención de pacientes con Alzheimer

Al tratarse de una enfermedad irreversible y de deterioro progresivo, el Alzheimer tiene efectos perjudiciales en los individuos afectados y en sus familiares. Por ello, es fundamental tener en cuenta los diferentes aspectos necesarios para lograr un óptimo cuidado de estos pacientes, teniendo como objetivo lograr bienestar y una mejor calidad de vida para el individuo.

Cuidados de personas con Alzheimer: Seguridad

Cuidados de persona con alzheimer

Una cuestión muy importante a tener en cuenta es la seguridad de los pacientes que padecen Alzheimer, ya que su juicio deficiente y sus percepciones erróneas pueden ocasionar problemas conductuales graves y accidentes. 

Debido a esta razón, es esencial el establecimiento de un ambiente estructurado y seguro, en el cual las personas y los componentes del entorno sean constantes. También puede ser útil incluir objetos que estimulen la memoria, como fotografías del paciente o símbolos que se usen de modo consistente en la puerta del dormitorio o en sus pertenencias. Además, el ruido, la actividad y los niveles de iluminación deben ser controlados, ya que pueden estimular en exceso al paciente y afectar más aún su funcionamiento. 

Las sustancias que pudieran ingerir por accidente deben ser almacenadas bajo llave, como fármacos, productos de limpieza, plaguicidas, entre otros. El paciente tampoco puede tener acceso a encendedores y las ventanas deben protegerse con materiales fijos para evitar caídas desde las mismas. Debido a que el vagabundeo es común en los pacientes con Alzheimer, es conveniente proporcionarles una zona segura en la que puedan caminar, en vez de sujetarlos o restringirlos. 

Sumado a ello, debido al riesgo que existe de que los pacientes se vayan y no sean capaces de dar su nombre o dirección, es de suma importancia que tengan algún tipo de identificación todo el tiempo (como un brazalete o cadena con dije que tenga sus datos) y que se disponga de una fotografía reciente de ellos.

Cuidados físicos en pacientes con Alzheimer

CUIDADOS FÍSICOS

Es fundamental tener en cuenta las necesidades de cuidados físicos que presentan los pacientes con Alzheimer, los cuales incluyen alimentación, higiene, administración de la medicación y todo aquello que sea necesario para satisfacer las necesidades físicas del mismo.

Se debe estar muy atento a la alimentación e hidratación, ya que los pacientes no suelen informar que tienen hambre y tal vez no recuerden beber agua y pueden deshidratarse. Debido a ello, se pueden producir alteraciones en la nutrición por defecto o por exceso y para evitarlo se debe buscar lograr una ingestión adecuada a las necesidades nutricionales y de líquidos que presenten.

Para ello, puede ser útil equilibrar y vigilar la alimentación durante las primeras etapas, ofrecerles líquidos regularmente y si desean comer fuera de los horarios pautados, proporcionarles alimentos con pocas calorías. Además, es importante tener en cuenta que en fases más avanzadas del Alzheimer, el paciente tendrá dificultades para alimentarse y no podrá hacerlo de forma autónoma y el cuidador deberá ofrecerles los alimentos y utensilios, los cuales deben ser adaptados.

Es por ello, que estos pacientes requieren observación precisa y atención cuidadosa a sus necesidades físicas, debido a su incapacidad para comunicar sus necesidades y molestias. Para ello es importante la estabilidad en los cuidadores, ya que permite que los mismos se familiaricen con las conductas específicas de un paciente y puedan reconocer con mayor rapidez un cambio en el mismo.

Cuidados de persona con Alzheimer: la importancia de un ambiente agradable y seguro

Además de los cuidados físicos, se considera muy importante tener en cuenta ciertos aspectos que hacen a la calidad de vida del paciente con Alzheimer en su día a día y que implican crear un ambiente agradable y seguro para el mismo. Para ello, es esencial:

  • Mantener la comunicación mediante frases cortas y simples con un tono claro, repitiendo varias veces la información importante si fuera necesario
  • Establecer rutinas que organicen el día a día del paciente, manteniendo la mayor constancia posible
  • Mantener el hogar del enfermo lo más seguro posible para evitar lesiones
  • Mantener la independencia de la persona el mayor tiempo posible con el fin de conservar su autoestima y a su vez, disminuir la carga en el cuidador
  • Intentar ser comprensivo y tolerante. Evitar los comentarios negativos y discusiones que pudieran generar estrés en el paciente
  • Respetar los gustos y las costumbres del paciente
  • Ser receptivos, expresar empatía y comprender las emociones y sentimientos del paciente
  • Prestar atención a los defectos auditivos y visuales para poder corregirlos
  • Como ya se mencionó previamente, es esencial mantener una buena higiene, hidratación y un estado nutricional adecuados en el paciente e incorporar la realización de ejercicio físico a su rutina

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros