Tratamiento del Alzheimer

Tratamiento del alzheimer

Tratamiento del Alzheimer

Con respecto al tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer (EA), es necesario partir de un enfoque multidimensional,  ya que se trata de una combinación de un tratamiento farmacológico y no farmacológico. Se tiene como objetivo principal que la persona se mantenga activa durante el mayor tiempo posible.

Esto implica tratar al enfermo y a su vez, establecer una buena relación con la familia y los cuidadores, ya que es esencial apoyarlos y conocer sus necesidades y demandas, como así también promover su participación en el tratamiento. Esto se debe al hecho de que la familia y los cuidadores son la principal fuente de información para la evaluación, el seguimiento e intervención terapéutica de esta enfermedad.

Es importante tener en cuenta que los tratamientos que se administran buscan mejorar los problemas neurológicos y las alteraciones del comportamiento derivadas de los mismos, a través de la terapia farmacológica y de la rehabilitación de las funciones cognitivas superiores.

tratamiento del alzheimer

Enfermedad de Alzheimer: Tratamiento Farmacológico

Los dos tipos de medicación que se usan con más frecuencia es un fármaco antagonista del receptor NMDA y los inhibidores de la acetilcolinesterasa. Ambos actúan sobre las neuronas que utilizan los neurotransmisores acetilcolina, glutamato y dopamina, los cuales cumplen un importante papel en relación a la memoria en los seres humanos. 

Se destaca que estos fármacos no detienen la muerte de las células cerebrales ni la ralentizan, pero si mejoran los síntomas de la enfermedad, ya que pueden atrasar “el reloj” de la memoria del paciente hasta donde estaban 6-12 meses antes, pero no pueden detener el avance de la Enfermedad de Alzheimer. 

Se busca mejorar la calidad de vida del paciente, cursando la Enfermedad de Alzheimer. 

También puede ser necesario y útil la administración de fármacos para los problemas del sueño, como el insomnio y los síntomas depresivos, ansiosos o psicóticos, como lo son las alucinaciones y los delirios que pudieran aparecer en los pacientes. 

En todos los casos, las dosis de los medicamentos que se le administren, deben ser exactas e individualizadas, tanto para lograr los efectos beneficiosos buscados como para evitar los efectos secundarios indeseables. Es por esto, que la medicación debe ser revisada periódicamente para ser reajustada en cada estadio evolutivo de la Enfermedad de Alzheimer.

 Enfermedad de Alzheimer: Tratamiento no farmacológico

Las intervenciones que se pueden realizar son variadas y buscan mantener las funciones cognitivas del paciente, tratar sus problemas de conducta, disminuir su dependencia y reforzar el núcleo familiar para tratar de mejorar la dimensión humana del mismo, ya que el objetivo final de estas técnicas consiste en mejorar la calidad de vida del paciente y de sus familiares y cuidadores.

Al momento de planificar la intervención terapéutica se debe determinar en qué fase de la Enfermedad de Alzheimer se encuentra el paciente y cuáles son las capacidades afectadas y conservadas del mismo para que dichas intervenciones se realicen en función de su situación específica, ya que la intervención cognitiva es un conjunto de métodos y estrategias que pretenden mejorar las capacidades o rendimientos del paciente, situándose en el contexto general del tratamiento. 

Se considera que es imposible establecer una metodología y materiales válidos para todo tipo de pacientes y entornos socioculturales, y por ello las intervenciones son personalizadas, teniendo en cuenta la situación de cada paciente y sus familiares y cuidadores.

Las propuestas de intervención cognitiva en la Enfermedad de Alzheimer pueden estar compuestas por diferentes combinaciones de técnicas. Estas técnicas pueden estar orientadas hacia la realidad en donde se presenta información relacionada con la orientación del tiempo, el espacio y la persona, para proporcionar a la persona una mayor comprensión de aquello que lo rodea.

Por otro lado, orientadas hacia las experiencias pasadas, es decir la reminiscencia; las ayudas externas de la memoria como libros de notas, diarios, agendas, listas, etc como estrategia útil en la rehabilitación neuropsicológica para mantener la funcionalidad de los pacientes.

La activación cerebral, la gimnasia mental, el entrenamiento cognitivo y los hábitos de aprendizaje, pueden ser estrategias muy útiles. 

La musicoterapia, las actividades sociales y cognitivamente estimulantes.y la estimulación psicomotriz y el ejercicio físico.

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros