Terapia cognitiva conductual para adolescentes

Terapia Cognitiva Conductual para Adolescentes

Terapia cognitiva conductual para adolescentes

El presente artículo procurará otorgar saberes sobre la Terapia Cognitiva Conductual en adolescentes en una etapa específica del desarrollo.

Durante las últimas décadas este tipo de psicoterapias tuvieron un crecimiento exponencial, internacional y nacionalmente, en los diferentes ámbitos de aplicación en adultos; sin embargo actualmente se identifican escasos avances formativos sobre el abordaje en el padecimiento de la niñez y la adolescencia.

Es por ello que, al tratarse de una fase etaria compleja ya que los adolescentes se ven atravesados por una serie de cambios, se considera necesario definirla y caracterizarla para, de esta manera, tener en cuenta ciertos aspectos a la hora de realizar las intervenciones pertinentes.

Adolescencia: un período de cambios.

La adolescencia es una etapa de la vida que oscila entre la niñez y la adultez, y se caracteriza por el surgimiento de cambios biológicos a nivel funcional y morfológico:

Se identifica el crecimiento glandular, por lo que las gónadas inician su funcionamiento dando lugar a una novedosa fisionomía corporal, sexual y emocional de la persona. Asimismo, se presentan transformaciones psicológicas, sociales y culturales que impactan en el/la adolescente.

Terapia Cognitiva Conductual para Adolescentes

La adolescencia y sus tipos de madurez

La adolescencia se caracteriza por apuntar hacia la madurez, la cual puede representarse de tres modos:

  • Madurez Biológica: se obtiene a partir de la culminación del desarrollo y/o crecimiento físico y sexual.
  • Madurez Psicológica: se encuentra ligada a la reorganización de la identidad durante toda la etapa de la adolescencia. Esto representa el construir de una nueva identidad, la cual compone: autoconcepto, autonomía emocional, compromiso en relación a valores y actitudes adoptadas frente a la sociedad.
  • Madurez Social: marca el final de la adolescencia e implica la emancipación económica. Este tipo de madurez depende de la sociedad en la que se encuentra inmersa la persona; estaños.

La adolescencia es un período entre la infancia y la adultez, que puede ser transcurrido entre los 11-12 años y los 18-20 años aproximadamente. De esta forma, se clasifica a esta etapa de la siguiente forma:

Adolescencia temprana (11 a 14 años), Adolescencia media (15 a 18 años) y Adolescencia tardía o inicio de la juventud (de 18 años en adelante). Sin embargo, las edades cronológicas que le confieren límites a la adolescencia pueden variar ya que estas se ligan a las características personales e individuales, como también a las condiciones socio-culturales e históricas de cada colectivo.

Características de un adolescente

Terapia Cognitiva Conductual (TCC)

La Terapia Cognitiva Conductual se define como uno de los tratamientos más utilizados actualmente, que incluye diversos enfoques y técnicas de abordaje, lo que posibilita una mayor eficacia teniendo en cuenta las necesidades y características de cada paciente.

En esta terapia, un profesional de la psicología atenderá a una persona que llega a la consulta con dificultades o malestares psicológicos y buscará, mediante su intervención, lograr un mayor bienestar y la adaptación de este sujeto.

Por otro lado, se destaca que la Terapia Cognitiva Conductual se ha posicionado en los últimos tiempos como la orientación de tratamiento psicológico que ha logrado mayor evidencia empírica y experimental en cuanto a su eficacia y efectividad, permitiendo intervenir en una amplia diversidad de problemas y trastornos psicológicos.

A partir de ello, se identificó un enorme crecimiento en los ámbitos de aplicación (salud en general, educativa, laboral, comunitaria) por varias cuestiones: 

  • Alta capacidad de resolución de problemas.
  • Forma rentable en términos coste-beneficio debido a…
    • Las intervenciones son por un tiempo limitado.
    • Sus técnicas son manualizadas y estructuradas. Sin embargo, el terapeuta integrará la flexibilidad y el juicio clínico teniendo en cuenta la narrativa particular de cada paciente.
    • Se puede llevar a cabo de manera individual o grupal.
    • Mayor facilidad para integrarse a tratamientos con una mirada interdisciplinar.

Terapia Cognitiva Conductual

La Terapia Cognitiva Conductual trabaja con patrones de pensamientos, comportamientos, emociones, tomando en consideración el contexto que rodea a la persona como así también las interacciones que impactan sobre las variables mencionadas.

De esta forma, el enfoque terapéutico que se describe, se centra en dificultades y problemas que se desarrollan en el aquí y en el ahora. En otras palabras, la Terapia Cognitiva Conductual trabaja de manera directa con lo irracional o lo distorsionado, y con aquellos factores que mantienen el estado de padecimiento mental.

Es por ello que la TCC tiene como objetivo que el paciente pueda solucionar sus obstáculos por medio de una transformación comportamental, cognitiva y emocional.

Terapia cognitiva conductual

Cuando se toma el modelo cognitivo, se focaliza en esquemas y procesos mentales que utilizan las personas para interpretar y significar, tanto acerca de sí mismo como de su realidad y del mundo. Mientras que el modelo conductual se asienta en la conducta que se exterioriza y en los procesos básicos del aprendizaje.

Terapia Cognitiva Conductual en Adolescentes

En cuanto a la Terapia Cognitiva Conductual con niños, adolescentes, adultos y ancianos, se destaca que existen similitudes entre ellos pero, a su vez, enormes diferencias que marcarán formas de abordar específicas en cada fase etaria, las cuales tomarán en cuenta las características particulares que tienen las mismas.

A continuación, se presentarán algunas cuestiones que delimitan el abordaje de este tipo de terapia en adolescentes:

1. Entrevista

La Terapia Cognitiva Conductual en adolescentes pueden incluir:

  • Entrevistas a padres: Es necesario tomar en cuenta los datos que estos puedan aportar ya que aquellas personas que interactúan con el adolescente, por lo general, tienen puntos de vista diferentes. Incluso el padre y la madre pueden diferir en sus opiniones o evaluaciones sobre la naturaleza y la gravedad de los problemas de su hijo/a.

    De tal modo, es importante reconocer las múltiples perspectivas a las que el terapeuta puede acceder y que facilitará determinar el diagnóstico correcto como también el mejor tratamiento posible.
  • Entrevistas familiares o personas cercanas: en el caso de que se crea conveniente y que dichos individuos puedan brindar información significativa sobre el adolescente.
  • Entrevistas en el ámbito escolar.
  • Comunicación con otros profesionales de la salud, en un trabajo en conjunto: psicopedagogos, psiquiatras, médicos, entre otros.
  • Entrevista individual con el adolescente: él mismo elegirá qué datos revelará de sí mismo y su realidad, y qué no.

    Es de suma importancia el establecimiento de una fuerte alianza terapéutica, la cual permitirá que el adolescente confíe en la confidencialidad del profesional que tiene al frente.

2. Participación de la familia

Una de las diferencias a tener en cuenta es que, por lo general, niños/as y adolescentes no acuden a terapia por una intención o voluntad propia sino que, por el contrario, son llevados por sus familiares (padres, hermanos mayores, tíos, cuidadores) o a partir de una derivación realizada por una institución educativa o de salud.

TCC para adolescentes

Por lo tanto, se identifica la necesidad de construir un sistema terapéutico en que se incluya a la familia del adolescente, lo que no solo traerá beneficios para el paciente en sí sino también para dicho entorno.

En muchos casos, la familia juega un papel estructural o de mantenimiento del problema o conflicto del adolescente, por lo que el trabajo en conjunto podría dar lugar al cambio.

3. Rol del terapeuta

El terapeuta debe procurar trabajar con adolescentes buscando el crecimiento de sus recursos, fortalezas y capacidades de afrontamiento, como así también elevar la motivación.

Todo esto puede ser logrado a partir del establecimiento de una fuerte alianza terapéutica (un buen vínculo), factor imprescindible en la terapia ya que sin esta no se puede llevar a cabo ninguna técnica de manera eficaz.

Asimismo, el terapeuta puede adoptar diversos roles según lo que el paciente adolescente requiera o necesites:

Terapeuta como diagnosticador o evaluador: obtener y analizar información que se recoge de distintos medios como ser escuela, familia, profesionales médicos, paciente.

De este modo y en base a estos datos, el terapeuta los sintetiza y logra arribar a un diagnóstico que permitirá el diseño de un tratamiento posterior.

Terapeuta como consultor: posibilita que el adolescente identifique cual es el problema o dificultad que atraviesa, ayuda a que visualice las posibles opciones o soluciones y logre elegir una de ellas.

Terapeuta como educador o entrenador: por medio de técnicas e intervenciones, ayuda al adolescente a descubrir y ampliar sus fortalezas o potencialidades.

Es por ello que puede enseñar a su paciente sobre nuevas habilidades sociales, cognitivas como también emocionales, lo que beneficiará su desarrollo.

Por otro lado, se hace hincapié en la actitud del terapeuta, quien debe ser respetuoso, escuchar atentamente y procurar transmitir comprensión su lenguaje corporal. Al tratarse de pacientes adolescentes, las preguntas que el profesional haga deben ser sencillas, brindando ejemplos que representen lo que se desea saber y haciendo elogios cuando considere que es adecuado.

Asimismo, es importante destacar que el trabajo con adolescentes es un desafío para los profesionales intervinientes, por lo que requiere una gran flexibilidad en el estilo personal de los mismos como así también ampliar su creatividad a la hora de diseñar sus abordajes. 

Fracaso de la terapia

Terapia Cognitiva Conductual para adolescentes

La Terapia Cognitiva Conductual para adolescentes pone foco en las  posibles dificultades que pueden ser manifestadas durante las sesiones y causarían padecimiento en la etapa de la adolescencia:

  • Trastornos cognitivos o dificultades en el pensamiento.
  • Consumo de sustancias. Adicciones.
  • Trastornos del estado de ánimo (depresión o manía).
  • Trastornos de la conducta.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Trastornos de la adaptación,
  • Ansiedad, conductas evitativas.
  • Quejas de malestar físico.
  • Retraso del desarrollo.
  • Problemas de la personalidad.
  • Dificultades en las relaciones paterno-filiales, celos de hermanos, problemas familiares socioeconómicos, referente a los grupos de apoyo, entre otros.

Motivos por los que puede fracasar la Terapia Cognitiva Conductual para adolescentes

El fracaso de la Terapia Cognitiva Conductual para adolescentes está ligado, por lo general, con el actuar del profesional terapeuta, quien puede cometer los siguientes errores:

  • No interesarse en los gustos del adolescente. No poner foco suficiente en el establecimiento de la alianza terapéutica.
  • Ser aburrido y estructurado. No usar su creatividad ni que pueda flexibilizar su estilo personal.
  • No darle apertura al adolescente para participar en las sesiones.
  • No definir, consultar sobre los objetivos terapéuticos con el adolescente, u olvidarlos.
  • Trabajar solo con el adolescente, sin tomar en cuenta las opiniones que puedan tener sus allegados o personas significativas del mismo.
  • Excluir el contexto familiar, social, escolar del niño.
  • Responsabilizar a los padres, sin aportar soluciones u orientaciones frente a las dificultades de su hijo.
  • Repetir técnicas o intervenciones que no funcionaron en el pasado.
  • Ignorar alternativas médicas. No tomar en cuenta la mirada de profesionales de otras disciplinas que puedan estar interviniendo en el mismo caso.
  • Hacer que el adolescente se adapte al tratamiento en lugar de adaptar el tratamiento a él.
  • No hacer elogios. Remarcar repetitivamente los errores cometidos por el adolescente.

Aprende más sobre Terapia Neurocognitiva

A continuación te comparto algunos videos relacionados a memoria, atención, alzheimer, deterioro cognitivo leve y Terapia Cognitiva Conductual en adolescentes. Puedes seguirnos en nuestro canal de Youtube

Evaluación Neurocognitiva

Cómo tener mente y cuerpo sano

La importancia del sueño y la vigilia

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros