Síntomas motores del Parkinson

Síntomas motores del parkinson

Síntomas motores del Parkinson

La enfermedad de Parkinson (EP) es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza clínicamente por bradicinesia, temblor en reposo y rigidez.

La pérdida de neuronas dopaminérgicas en la sustancia negra se correlaciona positivamente con las manifestaciones motoras de la enfermedad de Parkinson.

El progreso de los síntomas cardinales es insidioso y el diagnóstico de la enfermedad suele hacerse luego de la aparición de las manifestaciones motoras. 

Síntomas del parkinson

Síntomas motores de la enfermedad del Parkinson

Bradicinesia 

La enfermedad de Parkinson se encuentra dentro del grupo de los trastornos del movimiento. La disfunción de los ganglios basales se manifiestan clínicamente como lentitud, lo que constituye la bradicinesia que supone un retraso en el planear, iniciar y ejecutar movimientos voluntarios repetitivos, con disminución progresiva en la velocidad y amplitud de estas tareas.

Esta definición abarca la hipocinesia que denota poca amplitud del movimiento y la tendencia a permanecer en la misma postura o el atraso en el inicio del movimiento, lo que es acinesia o falta de movimiento. En la clínica puede pasar desapercibido o justificarse como consecuencia del envejecimiento.

Asimismo puede comenzar como torpeza motora en las actividades habituales, disminución del braceo de un brazo al caminar o cierta reducción de la amplitud del paso al caminar. El pasar por alto estas señales puede retrasar el diagnóstico 2 o 3 años. 

¿Cómo se explora? 

La bradicinesia se examina desde que el paciente ingresa al consultorio observando su expresión facial, escuchando su tono de voz, se observan los movimientos espontáneos y pidiendo al paciente que ejecute movimientos sencillos repetitivos, rápidos y alternantes de la mano.

Algunos ejemplos al respecto serían: Golpear el dedo índice con el pulgar, pronar y supinar las manos, abrir y cerrar las manos, golpear el piso con la punta de los pies o con el talón, todo esto por no menos de 20 o 30 segundos, se observa disminución en la velocidad y la amplitud de los movimientos. 

Síntomas motores del parkinson

Temblor

Este conforma el síntoma que más relaciona la gente con la enfermedad de Parkinson y es causante de sobrediagnóstico por los médicos.

Resulta importante mencionar que no todo temblor es Parkinson y no todos los que tienen Parkinson tiemblan, entre 10 y 30% de los pacientes EP no tienen temblor.

Es uno de los síntomas mejor caracterizados en la clínica médica y es evidente al tener en completo reposo la extremidad. Puede disminuir al hacer sustracciones, al caminar y puede exacerbarse o desaparecer durante la postura y la acción o intención. 

¿Cómo se explora? 

Se le pide al paciente que ponga las manos y los brazos en reposo, se observa por 60 segundos para detectarlo. Por otro lado, también se le pide que ejecute sustracciones para que surja el temblor.

Se recomienda  observar en todo momento la localización, amplitud, frecuencia, persistencia, exacerbación o mejoría del temblor.

También se examina el temblor en postura y acción prestando atención en las características del temblor o si existen posturas distónicas, mioclonías de acción o reflejas a estímulos. Si existe temblor reemergente aparecerá a los 5 o 10 segundos de adoptar la postura. 

Rigidez y alteraciones de la postura

Se define como resistencia muscular, los movimientos pasivos en una articulación (de flexión, extensión o rotación), independiente de la velocidad del movimiento.

El médico recaba este signo en la exploración, sin embargo, algunos pacientes pueden percibirlo por sí mismos. Cuando es muy leve o no se detecta, puede explorarse pidiéndole al paciente que realice movimientos en la extremidad contralateral mientras se observa la presencia de rigidez en alguna articulación.

La rigidez puede manifestarse como disminución en el rango de movimiento del codo y hombro, con dolor, o lumbalgia en el hombro, lo cual puede confundirse con lesión del manguito rotador. También provoca dificultad para rotar en la cama. La rigidez puede ser distal  (muñeca, rodilla, tobillos) o proximal (cuello, hombros, muslos).

Se asocian también deformidades posturales por flexión del cuello, el tronco, los brazos y las piernas, generalmente esto ocurre en estadios avanzados de la enfermedad.

¿Cómo se explora?

La rigidez se explora en el consultorio ejecutando movimientos pasivos en  el codo, cuello, muñeca, rodilla y tobillo en todo su rango de movimiento con el paciente en reposo.

Alteración de la marcha

La lentitud al caminar puede considerarse uno de los primeros signos que permita relacionar al paciente y los familiares el inicio de la  Enfermedad del Parkinson. El paciente suele sostener haber perdido la confianza en sus pies, inestabilidad o dificultad para caminar en suelo no plano y subir escaleras.

La marcha típica del paciente con Parkinson es de base estrecha, la amplitud de los pasos disminuye, por lo que puede acortarse unos metros. En estadios tempranos de la enfermedad la marcha es lenta, arrastrando el pie del lado afectado o ambos pies. Se aprecia una postura flexionada del brazo (inicialmente un brazo, luego los dos) con pérdida del braceo. 

Sin embargo, la alteración de la marcha más incapacitante en el Parkinson es el congelamiento o bloqueo motor, que representa una forma de acinesia o ausencia de movimiento.16 Este congelamiento característico de la EP, pero no se presenta en todos los paciente, existen estudios de la Asociación de Parkinson de Alemania en la que registran en el 47% de los encuestados, en hombres más frecuentemente que en mujeres y menos frecuente en los pacientes cuyo síntoma predominante era el temblor.

Afecta principalmente las piernas, sin embargo, se presenta en los brazos y los párpados y se presenta como la incapacidad súbita y transitoria (10 segundos). Puede haber vacilación, para iniciar la marcha, para moverse o dificultad para mover los pies en situaciones específicas como girar o cruzar calles concurridas.

¿Cómo se explora?

Para explorar las alteraciones de la marcha se le pide al paciente se levante de una silla y camine 10 metros sin ayuda (si es seguro), se le solicita que gire y regrese a sentarse. Para explorar el congelamiento se le pide al paciente que camine, pare y gire 360o primero hacia un lado y luego hacia el otro.

Aprende más sobre Terapia Neurocognitiva

A continuación te comparto algunos videos relacionados a memoria, atención, alzheimer, deterioro cognitivo leve, enfermedad de parkinson. Puedes seguirnos en nuestro canal de Youtube

Enfermedad de Parkinson

Evaluación Neurocognitiva

Cómo tener mente y cuerpo sano

La importancia del sueño y la vigilia

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros