Características de la enfermedad de parkinson

Enfermedad de parkinson

Características de la enfermedad de parkinson

La Enfermedad de Parkinson es una demencia degenerativa subcortical progresiva que afecta a los ganglios basales. Su etiología es desconocida y se caracteriza por la degeneración del sistema dopaminérgico, sobre todo por la afectación de la sustancia negra y del locus coeruleus, lo que produce la pérdida de células productoras de dopamina principalmente en los circuitos cerebrales implicados en el control del movimiento. 

Esta enfermedad entonces, se produce por la degeneración de las neuronas productoras de dopamina de los ganglios basales y de la sustancia negra. La dopamina es un neurotrasmisor que interviene en la regulación de los movimientos, de la marcha y del equilibrio. La concentración de dopamina disminuye debido a que se pierde hasta un 70% de las neuronas dopaminérgicas en el putamen y el caudado y por ello los síntomas se manifiestan en alteraciones motoras y del tono muscular. A su vez, también están afectados los sistemas colinérgico y serotoninérgico. 

El inicio de la enfermedad de Parkinson puede ocurrir entre los 40 y los 70 años, siendo un 20% los enfermos de Parkinson que tienen menos de 50 años. Tiene una prevalencia de 1 cada 1000 de la población, se presenta en el 1,7% de los mayores de 60 años y es más común en hombres que en mujeres. Se posiciona como la tercera causa de demencia después del Alzheimer y de las demencias vasculares. 

Es importante destacar que la enfermedad de Parkinson es crónica y requiere un enfoque multidisciplinar, que incluya tanto tratamientos de salud global, de fisioterapia, de ejercicio físico y nutricional, como servicios de soporte emocional, cognitivo y de las actividades de la vida diaria para el paciente y su familia.

Síntomas de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es uno de los trastornos del movimiento y se caracteriza por rigidez muscular, temblor involuntario, trastornos posturales, de la marcha y del equilibrio y bradicinesia (enlentecimiento motor) que puede llevar a la pérdida total del movimiento en casos extremos (acinesia). Entonces, los síntomas más característicos de esta enfermedad son un conjunto de alteraciones motoras y del tono muscular que tienden a la involución, ya que en la fase final de la enfermedad el paciente presenta acinesia generalizada. También puede provocar algunas alteraciones cognitivas.

Los cuatro síntomas necesarios para el diagnóstico de Parkinson son los siguientes:

Síntomas del Parkinson
  • Temblor: es el síntoma más conocido de la enfermedad y el más común es el que sucede cuando el paciente se encuentra en reposo. Se denomina de esta manera, ya que se manifiesta en su máxima expresión cuando el miembro está en reposo y desaparece con el movimiento voluntario o cuando el individuo duerme. Por lo general, afecta a la parte distal de la extremidad y se presenta, inicialmente, de forma unilateral. Cabe aclarar que el 30% de los sujetos con enfermedad de Parkinon no presentan temblor al inicio de la enfermedad, sino que lo desarrollan a lo largo de la misma.
  • Bradicinesia y acinesia: se trata de una de las características principales del Parkinson. La bradicinesia hace referencia al enlentecimiento del movimiento y la acinesia a la ausencia total del mismo, por lo tanto, se observan dificultades en el movimiento, la planificación y la iniciación
  • Rigidez: frecuentemente constituye la manifestación inicial de la enfermedad y se caracteriza por agarrotamiento y aumento del tono de los músculos, asociado a dolor en los mismos.
  • Trastornos del equilibrio e inestabilidad postural: consisten en pérdida de los reflejos posturales que conllevan inestabilidad y caídas frecuentes. Por lo general, se presentan en los últimos estadios de la enfermedad. También se pueden observar trastornos posturales y de la marcha y dificultades en la deglución.

Junto a estos síntomas también pueden presentarse lo siguientes:

  • Hipomimia: pérdida de expresividad gestual en la cara
  • Hipometría: movimientos lentificados
  • Dificultad para el inicio en la marcha
  • Marcha festinante (con el tronco flexionado hacia adelante), sin movimientos de brazos, acelerada, con pasos pequeños y arrastre de pies
  • Disminución del volumen del habla
  • Disartria
  • Micrografía

Parkinson: manifestaciones neuropsicológicas y conductuales

El diagnóstico de Parkinson aumenta el riesgo de que se produzca deterioro cognitivo en el paciente, ya que ocurre en un 20-40% de los casos aproximadamente. La presencia de deterioro cognitivo desde el inicio de la enfermedad es un índice negativo de pronóstico y hasta en un 10% de los casos puede existir un doble diagnóstico de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer. 

Las alteraciones neuropsicológicas más habituales en la Enfermedad de Parkinson son:

  • Bradipsiquia: se trata de una lentificación en la velocidad del pensamiento y del procesamiento de la información, que puede ser moderada o intensa, lo cual implica que aunque el paciente conserve la capacidad para resolver problemas, sus respuestas se demoran y tardan en generarse.
  • Quejas subjetivas de pérdida de memoria: no se trata de un síndrome amnésico, sino de una pérdida de fluidez para el recuerdo y la evocación y por lo tanto, la memoria a largo plazo se encuentra más afectada que la de corto plazo. Por ello, la capacidad para evocar el material aprendido supera a la capacidad para el recuerdo libre. Estas alteraciones de la memoria pueden estar relacionadas con la reducción del tamaño del hipocampo y la amígdala.

• Síndrome disejecutivo: se manifiesta como reducción en la capacidad para realizar secuencias, para ordenar temporalmente un hecho autobiográfico y en las tareas que implican cambios o alternancia. También se puede presentar pérdida de la flexibilidad mental y que como consecuencia, el paciente pierda creatividad, tenga dificultades para cambiar de estrategias o que presente perseveración de ideas. Todo ello sería consecuencia de alteraciones en el lóbulo frontal.

• Trastornos de atención: consisten en dificultades para mantener la atención activa y concentrada durante un período de tiempo prolongado, sumado a desmotivación emocional. 

• Trastornos perceptivos: se manifiesta en dificultades para percibir distancias, para identificar la posición relativa entre varios objetos, en alteraciones en la visión tridimensional y en la nitidez de las imágenes. Esto se debe a que la percepción visoespacial está frecuentemente alterada, sumado a la presencia de problemas oculomotores periféricos. Los pacientes también pueden presentar interferencia de las sensaciones visuales anteriores con otras nuevas y dificultades para atender a diferentes canales sensoriales al mismo tiempo.

• Trastornos emocionales: se manifiesta en síntomas como apatía, falta de atención, dificultades de concentración y pérdida de memoria. Entre un 25 y un 40% de los pacientes con enfermedad de Parkinson presentan depresión, que por lo general inician antes que la enfermedad. También existe mayor riesgo de presentar trastorno obsesivo-compulsivo.

Publicado Por: Clara Espeche – Martín Jozami

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros