Memoria a Corto Plazo: características y alteraciones

Memoria a corto plazo

Memoria a Corto Plazo: características y alteraciones

La memoria es el proceso cognitivo a través del cual se codifica, almacena y recupera una información determinada o un suceso concreto.

Es decir, que se trata de la capacidad para almacenar información, acontecimientos pasados y recuperarlos para traer a la conciencia esa información de forma aprendida.

La memoria es una función básica y a la vez es extremadamente compleja y heterogénea, ya que se trata del proceso psicológico que nos permite aprender y saber todo aquello que es necesario para poder adaptarnos al medio de una forma óptima.

Al comunicarnos con otros, al orientarnos en nuestro entorno, para evitar situaciones de riesgo, para mantener normas sociales, entre otros.

Memoria a corto plazo

Funciones de la memoria

La memoria tiene múltiples funciones al estar implicada en la recepción, la selección, ya sea consciente o inconsciente, el tratamiento de la información recibida por los diferentes órganos de los sentidos, la codificación y el almacenamiento de la información percibida y por último, la capacidad para acceder a esas informaciones. Dichas funciones del proceso de la memoria se organizan en las siguientes fases:

Codificación:

implica el procesamiento, consciente o inconsciente, de la información con el fin de almacenarla más adelante.

Es decir, que consiste en la transformación de los estímulos sensoriales en diferentes códigos de almacenamiento, lo cual resulta imprescindible para que la información sea almacenada.

Esta puede producirse a partir de distintas modalidades sensoriales, siendo más efectiva la codificación que se realiza basándose en más de una modalidad.

Almacenamiento o Consolidación:

Se trata de la elaboración de la información previamente codificada, ya que se crea y se mantiene un registro temporal o permanente de la información.

El material almacenado posee una alta organización en esta fase, lo cual facilita el aumento en la cantidad de información que puede ser almacenada. De igual manera, posteriormente la información guardada puede perderse por diferentes motivos.

Recuperación.

Hace referencia al acceso y evocación de la información acumulada.

En este sentido, la memoria sería la habilidad para asimilar, almacenar y recuperar información, siendo la asimilación de la información el estadio de codificación de la misma, la retención el estadio de almacenaje y el acceso a la información cuando es necesario, el estadio de recuperación.

La memoria es un constructo que puede clasificarse en diferentes tipos o clases. Un tipo de clasificación es la que diferencia a la memoria a corto plazo de la memoria a largo plazo. En este artículo nos centraremos en el primer tipo.

Memoria a corto plazo

Memoria a Corto Plazo

Este almacén de memoria se caracteriza por su limitada duración en el tiempo y su posterior desvanecimiento y por su amplitud máxima de almacenamiento, lo cual implica que la información que se mantenga en este almacén será limitada y permanecerá en él durante un breve período de tiempo.

Es decir, que se trata de un almacén transitorio y de codificación rápida, en el cual la información es analizada, interpretada y organizada para su posterior almacenamiento duradero.

 Por tanto, la información que no se ha perdido de la memoria sensorial es transferida a la memoria a corto plazo y la permanencia de la información es escasa, ya que es retenida durante un breve período de tiempo, alrededor de veinte segundos, con el fin de almacenarla posteriormente en la memoria a largo plazo. 

Diversas investigaciones comprobaron la importancia que tiene el repaso en el mantenimiento y posterior recuperación de la información, ya que a partir del momento en el que se retiene información en la memoria a corto plazo, la información puede perderse o puede transferirse a la memoria a largo plazo.

Además, la memoria a corto plazo posee la capacidad para extraer información de la de largo plazo, por lo cual es esencial tanto para introducir información en la misma como para extraerla.

La información extraída del almacén a largo plazo permanece activa en la memoria a corto plazo, donde es sometida a procesos de transformación y reelaboración para ser de nuevo transferida a la memoria a largo plazo.

Alteraciones de la memoria

Son diversas las causas que pueden derivar en un deterioro en la memoria.

La mayoría de las personas que acuden a rehabilitación porque tienen alguna dificultad en relación a esta función, presentan daño cerebral como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico, un accidente cerebrovascular, encefalitis o daño cerebral hipóxico.

Por otro lado, también acuden a rehabilitación los pacientes con deterioro de tipo progresivo, especialmente aquellos con enfermedad de Alzheimer para compensar sus dificultades en relación a la memoria. 

Lectura recomendada – Alzheimer: Conceptos y factores de riesgo

El déficit de la memoria entonces, puede ser consecuencia de enfermedades que afectan al sistema nervioso central.

Esta alteración cognitiva puede ser reversible en algunos casos, mientras que en otros pacientes pueden presentarse como irreversibles y progresivos, como es el caso de los procesos degenerativos.

Aunque actualmente no existe ninguna manera efectiva para restaurar la función mnésica dañada, por medio de diferentes técnicas y estrategias se puede ayudar a los pacientes a compensar sus problemas y a aprender de una manera más eficiente.

Alteraciones de la memoria a corto plazo

Cuando el sistema de memoria a corto plazo es afectado de forma específica, se presentan consecuencias a nivel funcional. Las mismas están relacionadas con una imposibilidad de retener la información durante un tiempo o mientras se realiza otra acción. 

Esta alteración en el rendimiento de la memoria a corto plazo afecta de forma indirecta a la memoria a largo plazo y a la capacidad de aprendizaje, ya que como se especificó en párrafos precedentes, ambas se encuentran interrelacionadas. 

Alteraciones de la Memoria a Corto Plazo

Las manifestaciones clínicas derivadas de la alteración de este sistema se evidencian en una tendencia al olvido de instrucciones inmediatas y en un déficit en la retención de información durante el tiempo necesario y suficiente para ser utilizada o transferida al almacén a largo plazo.

Por lo tanto, las personas cuyo sistema de memoria a corto plazo funciona de manera deficitaria tienen problemas para recordar aquello que les acaba de ocurrir.

Por ello, las manifestaciones clínicas observadas en estos pacientes están relacionadas con la dificultad para aprender cosas nuevas y es imprescindible determinar las causas que la generan, ya que pueden ser muy variadas:

  • Dificultades atencionales
  • Déficit de amplitud de memoria a corto plazo 
  • Incompetencia en la manipulación de información inmediata
  • Alteraciones durante el proceso de codificación o  almacenamiento 
  • Dificultades para acceder al almacén con el fin de que la información sea recuperada

Aprende más sobre Terapia Neurocognitiva

A continuación te comparto algunos videos relacionados a memoria, atención, alzheimer, deterioro cognitivo leve. Puedes seguirnos en nuestro canal de Youtube

Evaluación Neurocognitiva

Cómo tener mente y cuerpo sano

La importancia del sueño y la vigilia

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros