¿Problemas de memoria como secuela del COVID-19?

Memoria y Covid

¿Problemas de memoria como secuela del COVID-19?

Frente a la situación en salud que está atravesando el mundo llega un tema reciente asociados a uno de nuestros focos en terapia neurocognitiva que es la posible afectación de la memoria como secuela del Covid-19.

El COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus, la misma fue descubierta en diciembre de 2019 en Wuhan, la ciudad más poblada de la República Popular China. La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia al COVID-19 el 11 de marzo de 2020 por lo que ha ocasionado millones de contagios y muertes.

Esta infección respiratoria lleva a algunos pacientes a un estado crítico o grave, por lo que requieren atención en unidades de cuidados intensivos. El distrés respiratorio agudo (ARDS) ha sido una de las mayores complicaciones y causas de muerte de esta enfermedad, junto con una coagulación intravascular diseminada presente en más del 70 % de los fallecidos.

Múltiples investigaciones se enfocaron en definir el síndrome Post-Covid, aunque la precisión y la validez de este aun no son claras, varios estudios reportan que aquellas personas recuperadas del Covid-19 pueden tener persistencia de síntomas, anormalidades radiológicas y compromiso en la función respiratoria incluso durante varios meses después.

Los adultos mayores y las personas con comorbilidades son los que más probablemente presenten síntomas persistentes del Covid-19, sin embargo, también se han reportado casos de personas sanas y jóvenes que sienten malestar durante semanas o incluso meses después de la infección. 

Se calcula que son alrededor de más de 50 signos y síntomas que pueden presentarse, los más destacados son: fatiga, tos, falta de aire al respirar, dolor en las articulaciones, dolor en el pecho.

Sin embargo, los otros síntomas que se pueden presentar a largo plazo son dolor de cabeza, latidos rápidos en el corazón, dolor de músculos, pérdida de olfato o del gusto, problemas de memoria o concentración, para dormir o incluso pérdida de cabello. 

Enfocándonos particularmente en los problemas de memoria, resulta imperativo definir, la misma es la capacidad del Sistema Nervioso Central (SNC) de fijar, organizar, actualizar y/o reconocer eventos (evocar) de nuestro pasado psíquico. Por otro lado, Viramonte (2000) sostiene que se entiende por memoria “la capacidad de retener y evocar información de naturaleza perceptual o conceptual”. Por lo que se podría definir a la memoria como la facultad por medio de la cual se retiene y recuerda el pasado, se almacena el conocimiento que se tiene sobre algo y las interpretaciones que se hacen de ello.

Memoria

Las consecuencias cognitivas posterior al ARDS, en general, ha sido ya reportada desde hace algunos años por diferentes autores, y la hipoxia se ha considerado entre las causas más importantes. Se considera multifactorial el mecanismo por el cual se desarrolla el déficit cognitivo, algunos autores sostienen que no están relacionados a la gravedad del cuadro ni a la edad. 

El impacto de la hipoxia sobre la cognición ha sido reportado también en enfermedades de menor compromiso vital. Existen reportes de atrofia del hipocampo como consecuencia de hipoxia en pacientes con apnea obstructiva del sueño y asma.

En pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se considera que la hipoxia impacta sobre la velocidad de procesamiento, atención y en las funciones ejecutivas, incluso con hipoxemia leve.

Teniendo en cuenta la corta existencia del Covid-19, el conocimiento que se tiene aún es incompleto y más aun en lo que refiere a las secuelas y afectaciones a largo plazo. Sin embargo, un estudio realizado en Cuba (Martínez et al, 2020) tuvo como objetivo evaluar el rendimiento cognitivo en pacientes convalecientes del Covid-19.

Los resultados sostienen que existe una disminución del rendimiento cognitivo en personas recuperadas del Covid-19, lo que concuerda con muchas investigaciones anteriormente realizadas sobre la influencia de afecciones respiratorias sobre la cognición, más puntualmente en la memoria, la abstracción y la atención, que hasta pueden llegar a ser mantenidas en el tiempo. 

Esto nos sugiere que existe un equilibrio delicado entre el SNC y el sistema respiratorio, en el cual incluso los pequeños cambios en uno pueden tener gran impacto en el otro. La insuficiencia respiratoria sea crónica o aguda puede generar numerosos signos y síntomas neurológicos y neuropsicológicos como consecuencia de la hipoxia.

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros