Agnosia visual: concepto, causas y clasificación

Agnosia visual

Agnosia visual: concepto, causas y clasificación

¿Qué son las gnosias?

Las Gnosias son una de las funciones cognitivas superiores, producto de un proceso de aprendizaje fisiológico propio de los seres humanos que implica conocimiento a partir de las impresiones obtenidas por medio de los órganos

Agnosias

Las Agnosias aparecen cuando estas funciones cognitivas se ven alteradas, generando incapacidad para reconocer un estímulo, aunque haya una adecuada sensación del mismo. Es decir, que se trata de la pérdida de la capacidad de transformar las sensaciones simples en percepciones debido a la presencia de alteraciones o confusiones en el reconocimiento sensoperceptivo.

Agnosia Visual

Un ejemplo de ellas es la agnosia visual, las cuales  se manifiestan en la incapacidad para reconocer estímulos visuales, a pesar de que se encuentre conservada la sensación visual. Es decir, que se trata de una deficiencia visual adquirida que no puede ser atribuida a la pérdida de la visión ni a dificultades en el lenguaje o a deterioro mental general.

Agnosia visual

Entonces, el defecto en la percepción no deriva de una alteración en la visión (como la pérdida de la agudeza visual) o de una disfunción intelectual, sino que se produce por lesiones en la corteza visual asociativa. 

Las personas que padecen de agnosia visual, pueden ver los objetos que los rodean y hasta describir sus características (forma, partes, niveles de iluminación, identificar líneas, etc.) pero no pueden reconocer el significado de lo que ven, es decir, no pueden identificar qué es el objeto. 

Clasificación de la Agnosia Visual

Estas alteraciones generan una disociación en el reconocimiento de objetos, colores, palabras, caras o una disfunción en la integración de las partes de un estímulo complejo y por ello se clasifican en diferentes tipos:

Clasificación de la agnosia visual
  • Agnosia visual para objetos: hace referencia al déficit perceptual específico que afecta la interpretación visual de los objetos reales. La persona no puede nombrar el objeto, decir cuál es su función y tampoco recuerda haberlo visto antes.

    Sin embargo, el mismo objeto si puede ser reconocido a través de otro sentido. Para diagnosticar este tipo de déficit, es necesario que el paciente presente su capacidad intelectual conservada, que no padezca algún tipo de afasia y que posea cierta capacidad visual.

    Existen distintos grados de severidad de la agnosia visual para objetos, en los casos menos severos, el paciente tiene dificultades para reconocer esquemas o dibujos de los objetos, pero si puede reconocer de forma adecuada a los objetos reales, en cambio, en los casos más  graves, hay una incapacidad total de reconocer los objetos. Este tipo de agnosia visual es poco frecuente y por lo general se origina por accidentes cerebrovasculares que producen la oclusión de las arterias cerebrales posteriores
  • Acromatopsia y Acromatognosia: la acromatopsia hace referencia a un déficit en la percepción de colores que no se debe a una enfermedad en la retina, sino que es causada por lesiones en el sistema nervioso central.

    El paciente percibe de forma adecuada las formas, pero las ve sin color, en diferentes tonos de gris. Este defecto puede afectar a todo el campo visual o a una parte del mismo y depende de cuál o cuáles sean las zonas perjudicadas por la lesión. La percepción del color se ve alterada cuando hay lesiones inferiores en la corteza de asociación visual, si la misma es unilateral sólo se verá afectado el campo visual contralateral de la lesión (hemiacromatopsia), mientras que si hubieran lesiones bilaterales, la acromatopsia sería completa, es decir abarcaría todo el campo visual.

    Por otro lado, en la acromatognosia el paciente percibe los colores de forma correcta, pero no puede categorizarlos. Por lo tanto, presenta incapacidad para denominar los colores (en ausencia de afasia), no puede juntar colores del mismo tono, seleccionar un color por orden verbal ni reconocer el color adecuado de objetos específicos.

    Este déficit rara vez se presenta como un síndrome aislado y se asocia con alexia sin agrafia y con defectos en el campo visual contralateral a la lesión. El hemisferio izquierdo posterior es considerado el principal sustrato anatómico de esta alteración. 
  • Alexia agnósica (óptica): se trata de una agnosia visual para palabras, es decir que el paciente puede reconocer letras pero no leer palabras, aunque conserva la escritura espontánea y la capacidad de escribir al dictado. El lóbulo occipital izquierdo, en particular la circunvolución lingual, y el esplenio del cuerpo calloso son los sustratos anatómicos de este tipo de agnosia.
  • Prosopagnosia: es un síndrome neuropsicológico poco frecuente y se trata de un trastorno en el reconocimiento de rostros de personas familiares, sin relación con otros tipos de agnosia visual. El paciente pierde la capacidad para reconocer a las personas por el rostro y debe recurrir a otras características para poder identificar a alguien, como la voz o la vestimenta.

    En la mayoría de los casos, se conserva la capacidad de interpretar otro tipo de información facial, como la expresión emocional, la edad, el sexo de las personas y hasta pueden  reconocer las diferencias entre un rostro y otro y relacionar rostros parecidos, pero no son capaces de identificarlos. En ocasiones, esta alteración, puede incluir el propio rostro del paciente y ser incapaz de reconocerse en el espejo o en una fotografía
  • Simultagnosia: se trata de una alteración que se caracteriza por la imposibilidad de reconocer de forma simultánea, varios elementos visuales, que se traduce en incapacidad para interpretar la totalidad de una escena compleja, aunque se conserve la descripción de detalles y partes individuales.

    Es decir, que se pueden percibir los aspectos individuales que componen el estímulo, pero no se puede integrarlos a un todo organizado. Los sustratos anatómicos de la simultagnosia no están del todo definidos, pero la misma estaría vinculada con lesiones bilaterales o unilaterales parieto-occipitales, sobre todo del hemisferio izquierdo.

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros