Alzheimer: alteraciones cognitivas, psicológicas y comportamentales

Alteraciones del Alzheimer

Alzheimer: alteraciones cognitivas, psicológicas y comportamentales

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurológica que se caracteriza por una atrofia cerebral difusa que tiene como consecuencia la disminución del tamaño y de la actividad fisiológica del cerebro como algunos de sus síntomas.

Las pérdidas cognitivas que genera difieren de aquellas que naturalmente se producen con el envejecimiento, tanto por la intensidad de las manifestaciones como por el tipo de funciones afectadas.

Los síntomas y signos que presentan los pacientes que padecen Alzheimer son los mismos de las demencias en general, con una afectación especial del área cognitiva, sumado a alteraciones psicológicas y del comportamiento.

Impacta directamente en las funciones cognitivas, como la memoria, el pensamiento, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje, el juicio, la orientación y la comprensión.

Estos síntomas aumentan considerablemente la incapacidad funcional en el individuo y pueden presentarse de manera oscilante, múltiple y diversa.

Entonces, esta enfermedad genera un deterioro continuo de varias funciones mentales, lo cual se manifiesta por una disminución de las capacidades intelectuales, déficits cognitivos múltiples, cambios psicológicos y de comportamiento en las personas que la padecen.  

Estos últimos, hacen referencia a síntomas psíquicos que pueden aparecer asociados a los cognitivos, como depresión, ansiedad, insomnio, psicosis o trastornos del comportamiento. El predominio de unas u otras manifestaciones es muy variable y como consecuencia producen una alteración de sus capacidades sociales y laborales.

¿Cuáles son los principales síntomas de la  enfermedad de Alzheimer?

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer están muy vinculados entre sí y se clasifican en tres grupos:

Síntomas cognitivos de la EA

Memoria:

Se caracteriza por olvidos, repetición de preguntas e historias, pérdida de objetos o colocación de objetos en lugares erróneos y distorsiones de la memoria

En primer lugar, se encuentra afectada la memoria de fijación, es decir la relacionada con los hechos inmediatos y aunque el paciente sea capaz de recordar los sucesos más antiguos, en etapas más avanzadas de la enfermedad estos también se verán afectados.

Ello se debe a que se dificulta el recuerdo de los acontecimientos relevantes de la vida y se obstaculiza la capacidad para aprender cosas nuevas en el paciente. 

La alteración de la memoria repercute en la orientación del paciente y ello genera que el mismo se encuentre desorientado en tiempo, espacio y en relación a su persona y a los que lo rodean. Algunos pacientes no se dan cuenta de los olvidos, mientras que otros son conscientes de los mismos y ello les genera frustración y ansiedad.

En las primeras fases de la enfermedad, la pérdida de memoria puede pasar desapercibida, pero gradualmente este déficit comenzará a interferir en la vida cotidiana.

Es por ello que los familiares deben acudir al médico cuando detecten estos síntomas, ya que es muy importante la realización del diagnóstico de la enfermedad de manera precoz.

Lenguaje:

El lenguaje se ve afectado de forma paralela a la pérdida de memoria y ello se manifiesta en pobreza en la expresión debido a que al paciente se le dificulta encontrar ciertas palabras, presenta pausas en las frases y sustituciones de palabras por otra errónea o más simple

Las alteraciones lingüísticas afectan tanto al lenguaje escrito como al hablado y las más frecuentes consisten en cambios de sílabas de una palabra, disminución del número de palabras que emplea el individuo para comunicarse o invención de otras nuevas, ya que le resulta difícil recordar los nombres de objetos y personas.

Al inicio de la enfermedad, el individuo comprende el lenguaje oral, pero en la fase final no puede obedecer órdenes sencillas ni recordar su nombre.

Función visoepacial:

Estos trastornos aparecen al inicio de la enfermedad y se manifiestan en el paciente como dificultades para aprender una ruta nueva o confusión y desorientación en lugares familiares.

Esto genera que cuando el paciente pasea por su casa o por la calle, se desorienta espacialmente y puede llegar a perderse.

Razonamiento y juicio:

Los pacientes con Alzheimer en casi todas las etapas de la enfermedad, manifiestan deterioro del razonamiento, del juicio, de la resolución de problemas, de la abstracción y de la conciencia de enfermedad, lo cual tiene como consecuencia, la toma de decisiones erróneas y la presencia de dificultades en la planificación y ejecución de actividades sencillas.

Síntomas no cognitivos de la EA: alteraciones  psicológicas y conductuales

Los síntomas psicológicos y conductuales de la demencia suelen ser los más difíciles de controlar para los pacientes y sus cuidadores. Los mismos se evalúan por medio de la observación y de entrevistas y su frecuencia aumenta a medida que se agrava la enfermedad.

Señales psicológicos

Depresión y ansiedad:

No todos los pacientes con EA sufren depresión y por lo tanto, el porcentaje de enfermos que la padecen es variable. La misma es más frecuente en las fases iniciales de la enfermedad, durante los primeros años, debido a que el paciente es más consciente de sus déficits, del deterioro, de la pérdida de autonomía y como consecuencia puede reaccionar con un estado depresivo, que a su vez puede agravar la enfermedad.

Cuando el paciente se deprime puede aislarse, quedarse muchas horas en la cama, dejar de comer y beber, lo cual a su vez pueden generar déficits nutricionales que compliquen el cuadro. En fases más avanzadas, se pueden presentar otros síntomas vinculados a la depresión, como ansiedad, inquietud, agitación, nerviosismo, irritabilidad y agresividad. 

La presencia de síntomas ansiosos es muy frecuente en los pacientes que presentan EA. El enfermo se encuentra nervioso, preocupado o atemorizado sin un motivo aparente. También puede mostrarse tenso o intranquilo y tener miedo de alejarse de su cuidador. 

Alucinaciones y delirios:

Los delirios aparecen en el 40% de los pacientes que padecen EA, especialmente en las fases iniciales y medias de la enfermedad. Los más frecuentes están vinculados a las temáticas de robo, de personas imaginarias con quienes convive, de persecución, de celos, de extrañeza de la propia casa y de abandono por parte de los familiares.

Las alucinaciones afectan al 25% de los pacientes con Alzheimer y se tratan de percepciones que se producen sin la presencia del objeto, es decir, es una falsa percepción en la que el paciente cree ver, oler, oír, gustar o tocar a una persona u objeto que no existe.

Son frecuentes en las etapas avanzadas de la enfermedad y se presentan de manera más habitual las alucinaciones de tipo visual, aunque también pueden presentarse gustativas, auditivas o táctiles.

Trastornos del sueño:

Muchos pacientes presentan insomnio y noctambulismo por la noche y somnolencia o dificultades para mantenerse despiertos durante el día, lo que constituye un serio problema para la familia. 

Estos problemas se producen debido a la fragmentación del sueño causada por la demencia y al avance de la enfermedad, pero en algunos casos, pueden estar originados por factores externos que pueden ser modificados. Como primera medida, se debe comprobar que el insomnio no se deba a una causa física o a problemas de tipo emocional en el paciente. 

Sumado a ello, se aconseja que el paciente se mantenga activo durante el día y si fuera necesario, se debe acudir al médico para que el enfermo comience un tratamiento con medicación que favorezca el sueño.

Señales conductuales

Son síntomas que pueden identificarse por medio de la observación del comportamiento del paciente. Son frecuentes en los pacientes con EA y muy variados:

  • Agresividad
  • Intranquilidad
  • Agitación
  • Inquietud
  • Conductas repetitivas sin intención aparente
  • Comportamientos culturalmente inapropiados
  • Desinhibición sexual e hipersexualidad
  • Insultos
  • Seguir a otras personas

Te invito a aprender en nuestro Instagram y canal de Youtube

By: Clara Espeche – Martín Jozami

Aprende más sobre Terapia Neurocognitiva

¿Cómo se produce el Alzheimer en el cerebro?

Problemas de memoria en el adulto

Evaluación Neurocognitiva

Cómo tener mente y cuerpo sano

La importancia del sueño y la vigilia

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros