Deterioro cognitivo leve: Concepto, tipos y tratamiento

Deterioro cognitivo leve

Deterioro cognitivo leve: Concepto, tipos y tratamiento

¿Qué es el deterioro cognitivo leve?

El Deterioro Cognitivo Leve se define como una condición patológica, el cual constituye un estado de transición entre los cambios cognitivos propios del envejecimiento, considerados esperables o “normales”, y una fase inicial de la demencia.

Es por ello que un número importante de pacientes con D.C.L. podrían, posteriormente, presentar una enfermedad neurodegenerativa, tal como el Alzheimer. 

Envejecimiento con deterioro cognitivo leve

Por lo tanto, se utiliza el término D.C.L. para hacer referencia a un grupo de personas con un nivel de déficit cognitivo que no llega a cumplir con los criterios diagnósticos de la demencia, debido a que no irrumpe de manera severa en sus actividades de la vida diaria.

Asimismo, se caracteriza por la presencia de cierto deterioro de más de una función cognitiva superior, conservando su independencia y funcionalidad; sin embargo, en muchos casos, se manifiesta preocupación en cuanto a estos cambios por parte del paciente o familiares. Esto último se ve plasmado en la consulta más frecuente: los “olvidos”. 

Cabe destacar que se identificaron varios tipos de D.C.L., ya que no todas las formas presentan síntomas amnésicos. Es por ello que pueden encontrarse una distinción en dicha patología: amnésico y no amnésico.

Por lo cual, independientemente de la pérdida de memoria, esta se puede categorizar en la cantidad de dominios cognitivos afectados por la enfermedad: uni-dominio o multidominio.

¿Qué áreas cognitivas podrían alterarse en el deterioro cognitivo leve D.C.L?

Las cinco áreas cognitivas más afectadas en el D.C.L. son:

  • Atención/concentración: manifestado en la alteración de la red de alerta y, especialmente, se presenta creciente distraibilidad. En el D.C.L., los pacientes podrían tener dificultad, por ejemplo, para centrarse o mantener una conversación.
  • Lenguaje: en esta patología disminuye la fluencia verbal y se ve afectada la denominación, por lo que se observa dificultad, en algunas ocasiones, para encontrar la palabra deseada.
  • Memoria: en cuanto al D.C.L. se caracteriza, en ciertos tipos, por el deterioro de la memoria, en especial sobre la memoria episódica (capacidad de recordar momentos, lugares, emociones y detalles contextuales de situaciones de la propia vida, evocando de manera muy nítida).

    Esta alteración, se observa en un nivel superior al esperable teniendo en cuenta la edad del paciente y su nivel de educación alcanzado. Los pacientes con mayor afectación de la memoria tienen un riesgo superior de desarrollar, posteriormente, la enfermedad de Alzheimer. 
  • Funciones visoespaciales: en pacientes con D.C.L. se podría manifestar cierta desorientación en entornos familiares/conocidos por los mismos.
  • Funciones ejecutivas: incluye la planificación de acciones no rutinarias y estratégicas, aprendizaje intencional, inhibición de estímulos de distracción, habilidades de resolución de conflictos a nivel mental, flexibilidad, entre otros. Permite llevar a cabo conductas premeditadas y autocontroladas, procurando la adaptación a nuevas situaciones. El dominio de estas funciones podría verse comprometido en el D.C.L.
Areas afectadas en el deterioro cognitivo leve

¿Qué otras áreas pueden verse comprometidas?

Los pacientes con D.C.L. manifiestan, de manera frecuente, alteraciones a nivel psicológico y conductual que se relacionan con cambios en la conducta, afecto y síntomas psicóticos. Estos podrían disminuir la calidad de vida y agudizar los deterioros funcionales. 

¿Qué tipos de Deterioro Cognitivo Leve existen?

Gracias a los avances científicos, de décadas de estudios en torno a esta patología, se logró formular criterios más amplios del D.C.L., propuestos en una conferencia internacional de expertos en el año 2003.

Por lo tanto, existen 4 categorías o subtipos diferentes:

  • D.C.L. amnésico dominio único: solo se ve alterada la memoria. Es el tipo de D.C.L. más frecuente y estudiado, manifestando un considerable déficit de memoria. Sin embargo, se observa una relativa conservación de las demás capacidades cognitivas
  • D.C.L. amnésico dominio múltiple: se presenta un leve deterioro en una o más áreas cognitivas pero sin la severidad suficiente para conformar demencia. Incluyen grados diversos de alteraciones en dominios como ser: lenguaje, funciones ejecutivas y habilidades visoespaciales, acompañado de la afección en la memoria.
  • D.C.L. no amnésico dominio único: los pacientes que sufren de este tipo manifiestan un deterioro en un solo dominio diferente a la memoria, preservando relativamente intactas otras áreas cognitivas. 
  • D.C.L. no amnésico dominio múltiple: Altera a diferentes áreas cognitivas, a excepción de la memoria.
Que tipos de deterioro cognitivo leve existen

¿Qué factores influyen en el Deterioro Cognitivo Leve?

Si bien, se toma a la edad avanzada como primer factor de riesgo, existen 2 grandes grupos en torno a estos:

Factores Biológicos:

Factores biologicos deterioro cognitivo leve
  • Disminución progresiva de la cantidad de neuronas ubicadas, especialmente, en el sistema límbico.
    • Falta de producción de acetilcolina en el cerebro.
    • Pacientes portadores del alelo 4 de la apolipoproteína E (APOE-e4), lo que podría estar relacionado a un posterior desarrollo de síntomas propios de la enfermedad de Alzheimer.
    • Pérdida del volumen del hipocampo
Hipo campo deterioro cognitivo leve

Factores Ambientales:

  • Bajo nivel educativo alcanzado: tiene un correlato con el tipo de actividad laboral que realizó o realiza. Diferentes investigaciones dan cuenta de que las personas con más edad y menos años de escolarización, tienen un riesgo superior a cumplir con los criterios de inclusión para el diagnóstico de D.C.L.
    • Estilo de vida:
      • Mala alimentación.
      • Nivel socioeconómico bajo-inestable.
      • Poca o nula actividad física.
      • Tabaquismo
      • Disminución de la actividad social e intelectual.
Factores ambientales deterioro cognitivo leve

¿Qué enfermedades pueden aumentar el riesgo de aparición del D.C.L.?

Además, se ha relacionado un aumento del riesgo de padecer cambios a nivel cognitivo en determinadas enfermedades como ser:

  • Enfermedades neurológicas:
    • Encefalitis hepática
    • Hidrocefalia
    • Síndromes paraneoplásicos
    • Tumores cerebrales
    • Procesos vasculares que produzcan un tipo de amnesia global transitoria.
  • Otras enfermedades:
    • Diabetes
    • Presión arterial alta
    • Hipotiroidismo
    • Colesterol elevado
    • Obesidad
    • Abuso de alcohol y/o drogas
  • Enfermedades psiquiátricas:
    • D.C.L. de subtipo depresivo
    • Trastornos diversos del comportamiento y de la personalidad
  • Enfermedades de origen vascular:
    • Demencia vascular cerebral por infartos cerebrales múltiples
    • Infartos corticales pequeños pero de repetición

¿Cómo prevenir la aparición de esta patología?

Por otro lado, es necesario considerar que no siempre se puede evitar el desarrollo del D.C.L.; sin embargo, las investigaciones señalan factores protectores que contribuyen a prevenir la aparición de esta patología:

  • Realización de actividades comunitarias y recreativas que sean estimulantes.
  • Limitar el consumo excesivo de alcohol y alimentos. Procurar consumir una dieta rica en nutrientes, que incluya frutas, verduras y sea baja en grasas saturadas.
  • Control rutinario de enfermedades médicas como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad y la depresión.
  • Estilo de vida activo:
    • Procesos cognitivos: lectura, estudio, pintar, escribir, realizar juegos como crucigramas.
    • Actividades físicas: deportes o caminata.
    • Actividades sociales: participar en clubes, reuniones sociales, concurrir a la iglesia.
    • No fumar.
    • Buena higiene del sueño
    • Nivel socio-económico estable y adecuado para satisfacer las necesidades de la persona.
Prevenir deterioro cognitivo leve

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes del D.C.L.?

Los pacientes llegan a consulta, en algunas ocasiones acompañados de sus familiares, con preocupaciones acerca de cambios en su cognición pero los cuales no irrumpen en sus actividades de la vida cotidiana.

Los síntomas más frecuentes que se mencionan en las consultas médicas son los olvidos recurrentes como ser eventos importantes o compromisos sociales; perder el hilo de pensamientos, conversaciones, libros o películas; sentimiento abrumador a la hora de tomar decisiones o planificar pasos en una tarea; dificultades en orientarse en contextos conocidos y presencia de impulsividad o manifestar menos juicio. Cabe destacar que estos cambios, en la mayoría de los casos, son percibidos por el núcleo familiar o de amistades del sujeto.

Por otro lado, se pueden encontrar síntomas psicológicos que llevan al paciente con D.C.L. a experimentar depresión, irritabilidad, agresividad, ansiedad, apatía, indiferencia, labilidad emocional, alteraciones del sueño y de la conducta alimentaria, entre otros.

Se tiene conocimiento, a partir de investigaciones, que se encontraron evidencias de delirios y alucinaciones presentes en los individuos que padecen esta patología. 

Deterioro cognitivo leve
Fuente original: A.L.M.A. Alzheimer (2018) – Modificaciones originales

¿Cuáles son los criterios para diagnosticar el deterioro cognitivo leve?

Para poder identificar la patología en el paciente y comenzar un tratamiento en torno al Deterioro Cognitivo Leve, es necesario realizar una serie de intervenciones.

Es fundamental hacer un diagnóstico diferencial, descartando diversas enfermedades y logrando desembocar en un cuadro clínico, al que se llegará por medio de diferentes exámenes, y a partir del juicio clínico del profesional médico: 

  • Historia clínica por un informador: tomar conocimiento de cuestiones como: dificultad para aprender y retener nuevos datos, como así también si el paciente puede realizar tareas complejas (en especial, planificación).

    Indagar sobre el razonamiento, su orientación, su lenguaje y conducta. Consultar sobre sus síntomas, el progreso de los mismos y posibles empeoramientos. También, es importante saber acerca del consumo de fármacos y sustancias tóxicas, presencia de síntomas psiquiátricos y neurológicos, cambios repentinos en la personalidad y en las actividades diarias.

    Asimismo, no debe dejarse de lado la historia familiar de demencia.
  • Opinión de familiares/allegados del paciente: expresar cambios o declives a nivel cognitivo, identificadas por el paciente y confirmadas por su entorno, ya sean familiares, cuidadores o amigos. 
  • Datos de la evaluación neuropsicológica: se realizan pruebas objetivas las cuales, para cumplir con los criterios diagnósticos del D.C.L., deben demostrar un grado leve de deterioro, teniendo en cuenta su edad y nivel educativo.

    Los resultados que se obtengan no deben ser analizados aisladamente sino que, por el contrario, se interpretan en conjunción con las demás intervenciones.
  • Examen neurológico: se trata de un examen físico que incluye técnicas básicas para evaluar el funcionamiento cerebral y del sistema nervioso.

    Esto permitirá identificar si se presentan signos neurológicos en torno a patologías como ser el Parkinson, accidentes cerebrovasculares, tumores o afecciones que podrían llevar a la pérdida de la memoria o el deterioro de otros dominios. Por ende, se toma en cuenta la observación de:
    • Reflejos.
    • Movimientos de los ojos.
    • Capacidad en la caminata y el equilibrio: identificar si existe anormalidad en la marcha o en la postura.
    • Observar si hay presencia de temblor, tono muscular o movimientos anormales.
    • Nivel de atención, orientación y colaboración por parte del paciente.
    • Examinar los sentidos, en especial la audición y la visión.
  • Neuroimagenes: el profesional médico puede solicitar que el paciente se someta a una Tomografía Computada (TC) o a una Resonancia Magnética (RM) para detectar, principalmente, si hay presencia de tumor cerebral, accidentes cerebrovasculares o hemorragias.
  • Análisis de laboratorio: se solicita la realización de análisis en torno al recuento y fórmula sanguínea, examen de la glucosa, función renal y hepática, funcionamiento de la glándula tiroides y vitamina B12. Esto permite identificar si existen problemas físicos que provocan el deterioro de la memoria.
Deterioro cognitivo leve

¿Qué más se tiene en cuenta para diagnosticar Deterioro Cognitivo Leve?

Asimismo, es necesario tener en cuenta diversas cuestiones ante la pérdida de memoria del paciente.

En primer lugar, se debe valorar si este deterioro es acorde al proceso de envejecimiento considerado normal, donde se presenta un enlentecimiento general y mayores obstáculos a la hora de consolidar la memoria a largo plazo.

También, se debe focalizar en averiguar si se trata de una pérdida de este dominio a nivel subjetivo por causas como: prestar menor atención a sus dichos o acciones, por estrés crónico o malestar subjetivo, por un proceso de depresión, ansiedad o trastornos del sueño, o en el caso de conformar un efecto adverso de la ingesta de ciertos fármacos, entre otros.

En tercer lugar, se valora la comorbilidad, ya que el Deterioro Cognitivo Leve puede deberse a la presencia de otras patologías ya mencionadas anteriormente (VER “¿Qué enfermedades pueden aumentar el riesgo de aparición del D.C.L.?).

¿Cómo es el tratamiento del Deterioro Cognitivo Leve?

A partir de esclarecer el diagnóstico del paciente, éste podrá someterse a diferentes tratamientos, los cuales se podrían dividir en dos:

Tratamiento Farmacológico

  • Inhibidores de la acetilcolinesterasa (IACE): Donepecilo. galantamina de liberación mantenida o un parche de rivastigmina, los cuales procuran la mejora de la memoria y otros dominios cognitivos, optimizando sus funciones y disminuyendo síntomas conductuales y psicológicos.

    Sin embargo, estudios concluyeron que no existen evidencias significativas sobre los IACE y sus beneficios. Por el contrario, se encontraron ciertos resultados negativos en torno a sus efectos adversos, principalmente gastrointestinales.
  • Noótropos y Neuroprotectores: procuran la mejoría de funciones superiores y cognitivas, y facilitan la actividad integral del cerebro. Los Noótropos se caracterizan por optimizar la memoria, en especial cuando hay déficit de metabolismo neuronal: hipoxia, intoxicación, traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares, envejecimiento cerebral.

    Asimismo, sus efectos secundarios son escasos a pesar de la toma en dosis altas. Los fármacos de ese tipo son: Piracetam y Citicolina.
  • Gynkgo Biloba: se trata de un árbol caducifolio que se origina en China. Su uso medicinal está ligado con una mejoría del deterioro cognitivo propio del envejecimiento y demencias, y posee escasos efectos adversos.
  • Fosfatildiserina: es un fosfolípido que se encuentra en las estructuras de las membranas celulares, en especial de las ubicadas en el cerebro y sistema nervioso.

    Se evidenciaron mejoras significativas en pacientes con D.C.L., en cuanto al aprendizaje, memoria, fluencia verbal, atención, comunicación, iniciativa y socialización. Además, se comprobó un impacto positivo en cuanto a síntomas como apatía, aumentando el interés y la motivación.
  • Ácidos grasos Omega-3: son ácidos grasos esenciales, por lo que el organismo no puede sintetizarlos. Son necesarios para el desarrollo y mantenimiento vital, y el individuo los recibe siempre de manera externa: por la dieta o por suplementos.

    Evidencias empíricas arrojan que los mismos mejoran el área cognitiva en pacientes con deterioro cognitivo leve, hasta retrasar su progreso a la demencia.

Por otro lado, la depresión es frecuente en personas que padecen de D.C.L., con una estadística del 50% de la totalidad de los enfermos. Se recomienda un tratamiento de la depresión para mejorar el estado anímico, lo que impactará y ayudará a nivel cognitivo, a su funcionamiento diario y a su bienestar integral.

Para ello, se prescriben fármacos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), tales como sertralina, citalopram y escitalopram, siendo estos ansiolíticos y antidepresivos.

Tratamiento No Farmacológico

  • Intervenciones Cognitivas:
    • Programas de entrenamiento cognitivo (guía práctica que se basa en una serie de tareas direccionadas a diversos aspectos de áreas cognitivas)
    • Estimulación cognitiva (busca incrementar la cognición por medio de la utilización de un abordaje no específico)
    • Rehabilitación cognitiva (adapta el programa tomando en cuenta los deterioros y necesidades propias del paciente y su núcleo familiar). Estas intervenciones se pueden realizar de manera grupal o individual.
  • Control de los factores de riesgo vasculares: hipertensión, diabetes, tabaquismo.
  • Actividad física
  • Estilo de vida: conformado por un complejo entramado que favorece la salud integral del paciente e incluye:
    • actividades sociales frecuentes
    • alimentación saludable
    • estimular lo intelectual
    • evitar el exceso en los consumos de alcohol y grasas saturadas
    • no fumar, entre otros.

By: M. Agustina Yocca – Martín Jozami

Masterclass Evaluación Neurocognitiva en el adulto

Deterioro Cognitivo Leve de único dominio

Deterioro cognitivo leve amnésico

Cómo funciona el tratamiento para el Deterioro Cognitivo Leve

Deterioro Cognitivo Leve multidominio

Share with

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Chatea con nosotros